OBAMA SE PRONUNCIA SOBRE LOS ASESINATOS EN BATON ROUGE

None
Tras el tiroteo en Baton Rouge en el que un atacante asesinó a tres policías, a poco más de una semana de la matanza en Dallas, el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, habló en conferencia de prensa para pedir "mesura" en las palabras y evitar comentarios "inflamatorios". "Cinco días atrás viajé a Dallas para los funerales de los cinco policías fallecidos", dijo el mandatario. "En ese momento dije que ese asesino no sería el último, y que dependía de nosotros evitar que volviera a pasar", agregó. "Nosotros como nación debemos dejar en claro que nada justifica la violencia contra las Fuerzas de Seguridad", sentenció. "Todos, sin importar raza, ideología o profesión, deberíamos concentrarnos en las acciones que puedan unirnos. No necesitamos discursos inflamatorios ni retórica divisiva para promover una agenda", señaló en referencia a la intensa y por momentos violenta campaña presidencial entre el republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton. La conferencia de prensa fue breve y comenzó casi media hora más tarde de lo programado. Visiblemente cansado, el mandatario pidió "medir las palabras y abrir nuestros corazones". "Solo nosotros podemos probar que tenemos la gracia y humanidad para terminar esta violencia sin sentido y marcar un ejemplo para nuestros hijos. Esa es la mejor forma de honrar el sacrificio de los valientes policías que murieron", concluyó. Mientras que en un comunicado distribuido por la Casa Blanca horas antes, Obama había dicho que condenaba el ataque a las Fuerzas de Seguridad en Baton Rouge y que los atacantes habían actuado en forma "cobarde". INFOBAE