NIÑO MUERE TRAS LANZARSE  DEL TOBOGÁN MÁS ALTO DEL MUNDO

Caleb Thomas Schwab, de 10 años de edad, murió este domingo mientras viaja en el Verrückt, tobogán de agua más alto del mundo, situado en el parque Schlitterbahn de Kansas. Para subir al Verrückt los visitantes deben medir por lo menos 1,37 metros, según el sitio web de Schlitterbahn. No se supo de inmediato si Caleb cumplía el requisito de altura. Algunos visitantes dicen que el arnés de la atracción no estaba funcionando correctamente ese día. Verrückt El parque dio a conocer detalles sobre cómo murió el niño. “El tobogán requiere que de dos a tres pasajeros estén sujetos a una balsa con un peso total de entre 400 y 500 libras. La balsa luego se deslizará a una caída de 51 metros para ser impulsada de nuevo hacia arriba y luego enviada en otra desgarradora caída de más de 15 metros", dice la página web del parque. Por otro lado, la policía del estado de Kansas está investigando la muerte de Caleb en el parque acuático Schlitterbahn, el que fue cerrado por la investigación, dijo la portavoz Winter Prosapio. El niño era hijo de un legislador del estado de Kansas, Scott Schwab. Fuente: CNN.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ