PAPA FRANCISCO SUSTITUYE A CARDENAL ACUSADO DE ENCUBRIR A PEDERASTAS

El papa Francisco aceptó este jueves la renuncia del cardenal de México Norberto Rivera y designó como sucesor al cardenal Carlos Aguiar, en un tiempo inusualmente corto que, según expertos, revela las "profundas diferencias" entre el sumo pontífice y el religioso mexicano.

Con la salida de Rivera, quien cumplió 75 años en junio alcanzando la edad límite para jubilarse, se cierra un ciclo para la Iglesia mexicana.

"Me llevo la satisfacción de no haber permanecido mudo ante la violación de los derechos humanos y divinos de mi madre la Iglesia", dice el cardenal en una carta difundida por la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM).

"Lamento si, por mi posición firme, alguien se sintió ofendido y lastimado, y una vez más pido humildemente perdón a quien, aún sin querer, haya ofendido", añadió.

Rivera fue blanco de muchas críticas e incluso de una demanda judicial interpuesta en junio pasado por los exsacerdotes Alberto Athié y José Barba por presuntamente encubrir a 15 sacerdotes acusados de pederastia.

Sus acusadores sostienen que Rivera no denunció a los sacerdotes ante las autoridades judiciales mexicanas, sino únicamente ante El Vaticano.

Reportes periodísticos indican que Rivera declaró ante la fiscalía que la Iglesia denunció seis hechos delictivos, pero sin precisar de qué tipo ni el número de involucrados.

En conversación con la AFP, Athié recordó molesto que el ahora exarzobipo defendió reiteradamente de forma pública a Marcial Maciel (1920-2008), fundador de los ultraconservadores Legionarios de Cristo.

En 2006, Maciel fue conminado por El Vaticano a llevar “una vida de oración y penitencia” ante la creciente evidencia de abusos sexuales contra varios menores décadas atrás, entre ellos Barba.

El Papa aceptó la renuncia de Rivera, quien suele desplazarse en automóviles blindados y custodiado por guardaespaldas, tan solo seis meses después de que la presentara.

Según el experto en asuntos religiosos, Bernardo Barranco, en casos recientes de cardenales renunciantes El Vaticano ha tardado unos cinco años, en promedio, para aceptar las dimisiones.

La rápida respuesta de Francisco "refleja las profundas diferencias y hasta antagonismos que existen entre el cardenal Rivera y el Papa, que son políticos, son teológicos y son pastorales", dijo Barranco a la AFP.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ