Ecuador discute el asilo de Julian Assange con Reino Unido

Reino Unido y Ecuador están sosteniendo conversaciones continuas sobre la suerte del fundador de Wikileaks, según confirmó el gobierno británico
Reuters

Assange, de 47 años, lleva viviendo en la embajada de Ecuador en Londres desde 2012, cuando le fue otorgado asilo político.

El presidente de Ecuador, Lenin Moreno, dijo el viernes que él nunca ha estado "a favor" de las actividades de Assange y que ambas partes estaban en contacto permanente.

Con anterioridad, el presidente se había refirido a Assange como "una piedra en nuestro zapato".

El mandatario estuvo en Londres esta semana para participar en una cumbre global sobre discapacidades, pero un portavoz del gobierno británico dijo que el tema Assange no fue discutido durante su visita.

Anteriores intentos de negociar la salida de Assange han fracasado, pero un reciente informe del diario británico Sunday Times afirmó que las conversaciones se habían reiniciado.

El presidente Moreno confirmó la fidelidad del artículo del diario británicodurante un evento en Madrid el viernes.

Dijo que el gobierno ecuatoriano continúa con los diálogos con el equipo legal de Assange y con el gobierno británico, según informó el diario El Comercio de Ecuador.

Sin embargo, un comunicado oficial aclaró que "el presidente de la República, Lenín Moreno, no ha dispuesto en ningún momento la salida de Julian Assange de la Embajada de Ecuador en Londres".

Cualquier desalojo de Assange de la embajada deber llevarse a cabo correctamente a través del diálogo, había dicho el mandatario.

De darse su salida, el programador cibernético australiano sería inmediatamente arrestado por la policía británica por violar las condiciones de una fianza.

La libertad bajo fianza que le fue otorgada se relaciona a las acusaciones de asalto sexual que Assange enfrentaba en Suecia. Una orden de captura que se emitió hace seis años fue ratificada el pasado febrero.

Aunque Suecia abandonó la investigación del caso sexual, Assange sospecha que su arresto por violar los términos de la fianza en Reino Unido conduciría a su extradición a Estados Unidos, que lo requiere por publicar secretos de ese gobierno en el sitio web de Wikileaks.

Wikileaks acaparó los titulares globales en abril de 2010, cuando publicó el video de soldados estadounidenses matando a tiros a 18 civiles, desde un helicóptero en Irak.

Aunque Assange adoptó la ciudadanía ecuatoriana en 2017, en meses recientes sus anfitriones le han cortado su conexión de internet y lo han acusado de interferir en los asuntos del país.

Ecuador retiró la seguridad adicional en torno a su embajada en Londres, en mayo, después de informes de que la operación les constaba decenas de miles de dólares al mes.

Se dice que el gobierno británico está cada vez más preocupado con el bienestar de Assange.

"Es nuestro deseo que esto llegue a su fin y no gustaría asegurarles que si fuera a salir de la embajada, recibiría un trato humano y justo", declaró el ministro de la Oficina de Extranjería de Reino Unido, Alan Duncan, ante el Parlamento el mes pasado.

"La primera prioridad sería proteger su salud, que me parece que se está deteriorando", agregó.