Esposa de Nicolás Maduro, sancionada por los Estados Unidos

Foto/Reuters

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos anunció este martes nuevas sanciones económicas contra "el círculo cercano" del presidente venezolano, Nicolás Maduro, incluida su esposa, Cilia Flores.

"El presidente Maduro confía en su círculo cercano para mantener su control del poder, a medida que su régimen sistemáticamente saquea la riqueza de Venezuela. Continuamos sancionando a sus socios más leales que permiten que Maduro refuerce su control sobre los militares y el Gobierno mientras el pueblo sufre", indicó el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado.

Los nombres y cargos de los sancionados son: la primera dama y ex Procuradora General, Cilia Adela Flores de Maduro; la vicepresidenta ejecutiva, Delcy Eloina Rodríguez Gómez; el ministro del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Jorge Jesús Rodríguez Gómez; y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

Como parte de las sanciones "todos los bienes y participaciones en bienes de estas personas y entidades que se encuentren en Estados Unidos, o en poder o bajo el control de personas estadounidenses, deberán ser inmovilizados e informados a la Oficina de Control de Activos Extranjeros (Office of Foreign Assets Control, OFAC) del Tesoro. Las reglamentaciones de la OFAC prohíben de manera general todas las transacciones de personas estadounidenses o que se realicen dentro de Estados Unidos (o que transiten por ese territorio) que involucren bienes o participaciones en bienes de personas designadas", reza el comunicado emitido por el portavoz de EE.UU.

Con esta nueva acción, los Estados Unidos demuestra "seguirá actuando de manera concreta y enérgica contra aquellos que están implicados en la destrucción de la democracia en Venezuela, así como quienes se están enriqueciendo a costa del pueblo venezolano", continúa el comunicado. 

Estados Unidos, además, impuso sanciones financieras a otros cinco venezolanos y tres entidades, todos vinculados al régimen chavista. La presión ha aumentado a medida que la nación caribeña atraviesa una inocultable crisis: hiperinflación, escasez de alimentos y la disminución de la producción de petróleo.