Presidente de Panamá aborda crisis de Nicaragua en Asamblea de ONU

Chile y Costa Rica también alzaron su voz ante la Asamblea General de las Naciones Unidas para denunciar violación de los derechos humanos en Nicaragua

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, hizo el miércoles en la ONU un “enérgico” llamado a los gobiernos de Venezuela y Nicaragua a retomar el diálogo con la oposición para encontrar “la paz social”.

Ante la Asamblea General de la ONU, Varela se refirió a la crisis que agobia Nicaragua desde los últimos cinco meses por masivas manifestaciones contra Daniel Ortega. La represión dejó más de 500 muertos y 4.000 heridos, según el organismo de derecho humanos, ANPDH.

“Las denuncias de violaciones de los derechos humanos y libertades fundamentales de los hermanos nicaragüenses pueden generar otro flujo migratorio en Centroamérica”, advirtió Varela.

El mandatario instó por esto al gobierno de Ortega y la Alianza Cívica, que agrupa a empresarios, estudiantes y sociedad civil, a volver a la mesa de diálogo, interrumpido a mediados de junio.

“Reitero el llamado al gobierno de Nicaragua y a los actores sociales para que en el diálogo político encuentren la paz”, dijo Varela.

El presidente panameño destacó que “la crisis política” de Venezuela y “la tensa situación” en Nicaragua son un desafío para las Américas.

“Son retos que exigen a los dirigentes políticos de la región redoblar esfuerzos para encontrar caminos de acercamiento que devuelvan la paz social a estos países”, dijo, mencionando además el aumento de la producción de drogas en Colombia.

Venezuela

Además, habló sobre la aguda crisis económica en Venezuela, que ha desatado multitudinarias protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro y provocado una ola migratoria sin precedentes en el continente americano, que también impacta en Panamá.

“Las lecciones aprendidas de estas crisis migratorias nos obligan hoy a reiterar el llamado enérgico al gobierno de Venezuela para que recuperen el diálogo y en democracia encuentren la paz social que evitará que continúe la migración masiva y la crisis humanitaria de venezolanos buscando satisfacer sus necesidades básicas”, dijo Varela, despertando un cerrado aplauso.

“Estos movimientos migratorios sólo se resuelven eliminando las causas que obligan a los ciudadanos a salir de sus países arriesgando su seguridad y la de sus familias”, agregó.

Según una agencia de la ONU, unos 2,3 millones de venezolanos (7,5% de la población de 30,6 millones) vive en el exterior, de los cuales unos 1,6 millones han emigrado desde 2015, con el recrudecimiento de la crisis.