Unas 300 personas se manifiestan en Madrid ante el Tribunal Supremo

Unas 300 personas se manifestaron este sábado en Madrid delante del Tribunal Supremo para protestar contra el sistema judicial español y pedir la liberación de los dirigentes independentistas catalanes, en prisión preventiva desde hace más de un año.

"No hay justicia", era el principal eslogan de una manifestación "republicana", convocada por un centenar de organizaciones procedentes de diferentes regiones españolas y que contaba con el apoyo de los partidos independentistas catalanes.

Los impulsores de la concentración denunciaron las penas de prisión contra los cantantes de hip hop Pablo Hasel y Valtonyc, condenados por sus tuits y letras de canciones, acusados de hacer apología del terrorismo.

"La casta judicial persigue a los tuiteros, a los cantantes, a los activistas, que nos atrevemos a hablar en contra de este régimen (...) mientras falla siempre a favor de la banca", proclamó Lucía Nistal, representante de la plataforma que organiza referendos en las universidades para elegir entre "¿monarquía o república?".

Los manifestantes también reprochan al Tribunal Supremo que diera marcha atrás en noviembre sobre una decisión que hubiera obligado a los bancos, en lugar de sus clientes, a pagar un impuesto a las hipotecas.

El gobierno socialista de Pedro Sánchez reaccionó a esta decisión con la aprobación de un decreto que en el futuro obligará a las entidades bancarias a abonar este impuesto.

Los manifestantes también gritaron "libertad para los prisioneros políticos" delante de la sede del tribunal, que juzgará a principios de 2019 a los dirigentes independentistas catalanes, encarcelados tras la organización del referéndum de independencia de Cataluña en octubre de 2017.

El Tribunal Supremo pidió en su instrucción del caso penas de siete a veinticinco años de prisión para doce de los dirigentes independentistas, a los que acusa de un "delito de rebelión", que según la legislación española requiere un "alzamiento violento".

"En Francia, hay una cierta violencia callejera con el movimiento de los chalecos amarillos, y no pasa nada, pero en Cataluña, el movimiento independentista ha sido pacífico pero nos llaman violentos, golpistas y terroristas", declaró a la AFP Isabel Izquierdo, una técnica dental catalana presente en la manifestación en Madrid.