Carlos Mesa, el periodista que busca arrebatarle el poder a Evo Morales

Carlos Morales candidato a la presidencia por la alianza de Centroderecha Comunidad Ciudadana, fue vicepresidente de Gonzalo Sánchez de Lozada y presidente interino de 2003 a 2005. Ahora busca unir a la oposición contra el actual mandatario.

Su experiencia en el poder no tuvo un final muy feliz. Llegó a la vicepresidencia de Bolivia ​en 2002, pero renunció un año después mientras el presidente liberal Gonzalo Sánchez de Lozada reprimía una rebelión popular que terminó con más de 60 muertos. En medio de la revuelta, el mandatario fue destituido y huyó a Estados Unidos. Así fue que Carlos Mesa fue elegido por el Parlamento como presidente interino. Pero la agitación social no se detuvo y dos años más tarde, en 2005, debió dejar el poder para evitar posibles muertes en una dura protesta convocada por los sindicalistas, entre ellos Evo Morales, que emergía como un líder político de gran carisma.

Ahora, 14 años después, Mesa busca una nueva oportunidad. Luego de una campaña tensa y reñida, logró reunir la cantidad de votos que le dieron el pasaje a la segunda vuelta. Su gran desafío ahora será ahora unir a la oposición que se presentó en ocho listas diferentes y lograr un frente lo suficientemente fuerte para derrotar a Evo Morales.

Nacido en La Paz en 1953, hijo de los reconocidos arquitectos ya fallecidos José De Mesa y Teresa Gisbert, dedicó gran parte de su vida al periodismo y la historia, y tuvo una participación intermitente en la política en los últimos 18 años.

En 2002 abandonó el programa periodístico que conducía en televisión para presentarse como candidato a vicepresidente de Sánchez de Lozada por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR). Pero la revuelta contra el proyecto del gobierno de exportar gas a Estados Unidos vía Chile, conocida como “guerra del gas”, marcó a fuego la historia de Bolivia. "Los muertos te van a enterrar", le reprochó entonces Mesa a Sánchez de Lozada, cuando decidió alejarse del gobierno, según evoca en su libro "Presidencia sitiada".

En su gestión como presidente, que terminó abruptamente en 2005, tuvo que enfrentarse a manifestaciones que terminaron por acorralarlo.

Pero desde que a finales de 2018 decidió ser candidato por el Frente Revolucionario de Izquierda, integrado luego en la alianza de centroderecha Comunidad Ciudadana, su popularidad ha ido creciendo, con su lema "Ya es demasiado" de casi 14 años de Evo Morales en el poder.

Aunque Mesa ha logrado capitalizar el descontento contra el mandatario, muchos le critican su falta de carisma y su seriedad al mostrarse en público.

La formalidad de sus palabras no ha cambiado con los años, pero Mesa sí mostró algunos ajustes en su imagen. Para hacer campaña, cambió el saco, la camisa y el pantalón formal por zapatillas y jeans para tocar puerta por puerta. En cada acto público al que asiste intenta acercarse a su público y hasta se animó a bailar al ritmo de una cumbia. Ahora deberá seducir al amplio arco de la oposición que este domingo se presentó dividida para que le den su apoyo en la segunda vuelta del 15 de diciembre.