México advirtió que “la amenaza” de ingreso a su embajada en La Paz “no tiene precedente”

La Cancillería mexicana reiteró por tercer día sus denuncias de “vigilancia extrema”; las autoridades bolivianas negaron cualquier tipo de acoso y pidieron entregar a ex funcionarios asilados que tienen órdenes de aprehensión en su contra

La tensión entre los gobiernos de México y Bolivia por la “vigilancia extrema” de la embajada del primero en La Paz entró en su tercer día sin vistas a que la situación encuentre cierta calma.

Este miércoles, en plena Navidad, el director general de organismos y mecanismos regionales americanos de la Cancillería mexicana, Efraín Guadarrama, señaló que “la amenaza de ingreso como la que ahora vivimos en La Paz no tiene precedente”.

Cuando México ha brindado protección a perseguidos en el pasado, siempre ha sido objeto de presiones por parte de dictaduras (Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay, etc.). Sin embargo, la amenaza de ingreso como la que ahora vivimos en La Paz no tiene precedente.

 

“Cuando México ha brindado protección a perseguidos en el pasado, siempre ha sido objeto de presiones por parte de dictaduras (Argentina, Chile, Nicaragua, Uruguay, etc.)”, añadió. Sin embargo, recalcó, la situación es inédita en el país sudamericano.

Y es que apenas este martes, el comandante de la Policía de La Pax, el coronel William Cordero, había invitado a que las autoridades mexicanas entregaran a ex ministros asilados en el lugar que habían pertenecido al gobierno de Evo Morales, que abandonó el país después de unas polémicas elecciones donde resultó ganador y después de que el Ejército le retirara su apoyo.Así amanece el asedio a las instalaciones diplomáticas de 🇲🇽 en 🇧🇴 #FelizNavidad 

Morales posteriormente recibió el asilo por parte de México, junto a su vicepresidente, Álvaro García Linera, entre otros. Después de unas semanas, Morales y García Linera decidieron viajar a Argentina, donde hace unas semanas asumió Alberto Fernández, uno de sus principales aliados políticos, como presidente.

 

“No estamos hostigando a nadie”, aseveró Cordero este martes, quien aseguró que la presencia de sus elementos en el exterior de la embajada mexicana en la capital de Bolivia se debe a que sobre los ex funcionarios pesan distintas órdenes de aprehensión por sedición y terrorismo, de los cuales los diplomáticos mexicanos tienen conocimiento.

SIn embargo, el gobierno mexicano, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, disputa que las órdenes de aprehensión se dieron a conocer a la Cancillería cuando ya habían recibido a los funcionarios. Entre quienes se refugiaron en las instalaciones diplomáticas de México se encuentran Juan Ramón Quintana, ex brazo derecho de Morales; Javier Zavaleta, ex ministro de Defensa; y Héctor Arce, de Justicia.

Ya en noviembre, la Canciller boliviana Karen Longaric había aclarado que el gobierno boliviano no entregará salvoconductos para los ex funcionarios que se encuentran asilados y advirtió que si México se niega a entregar a estas personas, generaría un conflicto entre ambos países, pues estas personas se quedarían en la Embajada de La Paz por meses.

La Canciller @KarenLongaric afirmó que #Bolivia es un país respetuoso de las inmunidades diplomáticas y negó que la fuerza pública fuera a ingresar a la Embajada de México.

“El marco jurídico de asilo diplomático (Convenciones de La Habana, Montevideo y las dos de Caracas), establece que ‘corresponde al Estado asilante la calificación de la naturaleza del delito o de los motivos de la persecución’", escribió Guadarrama, dirigiéndose directamente a Longaric.

“En cualquier caso será respetada la determinación del Estado asilante de continuar con el asilo y exigir el salvoconducto para los perseguidos. La Cancillería boliviana notificó a nuestra Embajada de las órdenes de aprehensión, DESPUÉS de que el Estado mexicano les otorgará el asilo”, completó.

Esta situación se presentó en una semana donde la tensión no ha dejado de crecer. Apenas este martes, horas después de que el presidente López Obrador asegurara que tenía información acerca de que había disminuido “considerablemente” la “vigilancia extrema” en la embajada mexicana en Bolivia, su gobierno denunció nuevamente “el hostigamiento” de cuerpos de seguridad e inteligencia bolivianos este martes.

El Gobierno de México denuncia el hostigamiento tanto a su Embajada como a su Residencia Oficial y agradece las muestras de solidaridad de distintos países y representantes de organismos internacionales ante esta preocupante situación

Por último, el gobierno mexicano exigió al Estado Plurinacional de Bolivia cumplir con sus obligaciones internacionales, garantizar la inviolabilidad de las misiones diplomáticas y cesar la política de hostigamiento y amedrentamiento:

De mantenerse esta situación, México responsabiliza a Bolivia por cualquier afectación a la sede diplomática, a su personal acreditado y a toda persona que se encuentre bajo la protección del Estado mexicano en ese país

La mañana del martes, López Obrador había intentado rebajar la tensión que se desató un día antes, con la primera denuncia de su propia Cancillería ante la Organización de Estados Americanos (OEA) por “la presencia excesiva de personal de servicios de inteligencia y de seguridad bolivianos” que vigilan tanto la residencia del embajador como la Embajada de México en el país latinoamericano.

“Tengo noticias de que aminoró considerablemente esta situación de vigilancia extrema en nuestra embajada en Bolivia”, dijo el presidente de 66 años en su habitual conferencia de prensa matutina. López Obrador no dio más detalles, pero dijo que está “en espera de que se aclaren muchas cosas”.

Sin embargo, la Cancillería publicó por la tarde de este martes (tiempo del centro de México), un nuevo comunicado donde reiteró sus denuncias.

El gobierno boliviano, por su parte, había respondido este lunes a través de Longaric, quien indicó que “respecto a la posibilidad de que autoridades o fuerza pública boliviana ingrese al recinto diplomático de México, me temo decir, categóricamente, que eso es imposible”.

"Nosotros somos un país y esto es una cancillería respetuosa de las inmunidades diplomáticas y de los privilegios, todo esto amparado en las Convenciones de Viena sobre relaciones diplomáticas”, añadió, en una rueda de prensa.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ