Senado de Florida condena al régimen de Nicaragua por brutal represión para silenciar a oposición

Los suicidios entre jóvenes, incluidos dos miembros de la oposición, han causado una conmoción en todo el país y hay quienes ven los incidentes como resultado de la crisis sociopolítica que se ha cobrado cientos de vidas desde abril de 2018

El Senado de Florida aprobó una resolución en la que condena al gobierno de Daniel Ortega por la brutal represión contra los opositores, por alinearse con los regímenes de Cuba y Venezuela y atacar a periodistas y medios de comunicación de Nicaragua.

La resolución #SR 546 fue aprobada por el pleno del Senado el miércoles, tras ser presentada por el senador demócrata José Javier Rodríguez y ahora pasará a la Cámara de Representantes para que sea sometida a votación.

Rodríguez dijo que con la decisión el Senado de Florida de forma bipartidista, “alzó la voz del pueblo nicaragüense”.

                          

“Daniel Ortega manipuló las leyes electorales, usó la policía nacional para eliminar los controles y equilibrios en el gobierno de Nicaragua, cooptó la Asamblea Nacional y la Corte Suprema, limitó severamente la libertad de expresión y usó la fuerza para silenciar a los líderes y críticos de la oposición”, denunció el legislador.

La medida se tomó en momentos en que la crisis de la democracia reaparece en Latinoamérica, de acuerdo con el congresista.

En la resolución se detallan las “atrocidades” cometidas por el régimen de Ortega, como el uso de las fuerzas del orden y paramilitares para lanzar una violenta represión contra manifestantes desarmados, muchos de ellos estudiantes y jóvenes, en 2018.

                               

A los manifestantes detenidos se les golpeó; a veces les negaron atención médica urgente; violaron a detenidos, incluido con el “uso de tubos de metal y armas de fuego”; se usaron descargas eléctricas; quemaduras con ácido; ejecuciones simuladas; desnudez forzada; remoción de uñas; y en algunos casos, obligaron a los detenidos a grabar confesiones.

Los senadores estatales también condenaron que Ortega, cuando fue nuevamente elegido presidente de Nicaragua en 2006, realizó una visita oficial a Irán para reunirse con el presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, y durante esa visita saludó al “gemelo de las revoluciones de Irán y Nicaragua en la lucha contra el imperialismo“, y elogió al régimen cubano como “hermanos en nuestra lucha contra la escoria imperialista”.

Fustigaron al régimen nicaragüense por alinearse “estrechamente” con el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez y “muchos los ven como cortados” por la misma ideología “destructiva y autoritaria”.

La manipulación de las leyes para reelegirse en el poder y el ataque a la prensa son otros de los motivos mencionados en el resolución.

“Como Hugo Chávez en Venezuela, Daniel Ortega tiene 64 leyes electorales manipuladas; ha eliminado la separación de los poderes; controlado a la Policía nacional; cooptó a la Asamblea Nacional y la Corte Suprema de Nicaragua; restringió la libertad de expresión; y anuló a los líderes de la oposición”, precisa el documento.

A ese cuadro crítico, los senadores sumaron los ataques a los periodistas, la expulsión de corresponsales extranjeros, el allanamiento de las oficinas de los medios de comunicación independientes, la presentación de cargos criminales a reporteros y la cancelación del registro legal de nueve organizaciones de la sociedad civil.

Human Rights Watch (HRW) en un informe emitido en 2019 señaló que la “excesiva concentración de poder” en el ejecutivo ha permitido que el régimen de Ortega cometiera “gravísimos abusos” contra críticos y opositores con “absoluta impunidad”.

“La represión ejercida por miembros de la Policía Nacional y grupos armados partidarios del gobierno en 2018 dejó un saldo de más de 300 muertos, más de 2,000 heridos y cientos de personas detenidas arbitrariamente y procesadas”, detalló HRW.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ