OPS muestra foto de albergue en Nicaragua aglomerado de personas, alertan que bajó vigilancia para prevenir coronavirus

EFE

La vigilancia epidemiológica en Nicaragua, Honduras y Guatemala disminuyó considerablemente en la detección de nuevos casos de COVID-19, antes y después del paso de los huracanes Eta y Iota en la región, manifestó Ciro Ugarte, director del Departamento de Emergencias de Salud de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En una conferencia virtual, Ugarte realizó una presentación rápida de los daños que causaron los ciclones en la región, y reportan más de 640 centros de salud dañados, el personal médico reducido y aumento del riesgo de contagio en abarrotados refugios.

Según Ugarte, los huracanes que afectaron a países como Honduras, Guatemala o Nicaragua han dificultado la capacidad de detectar y reportar nuevos casos del virus.

“Es una situación muy difícil, los huracanes afectaron a más de ocho millones de personas y forzaron la evacuación de más de 653.000” dijo el director del Departamento de Emergencias de Salud de la OPS.

Ugarte explicó que Honduras registra la mayoría de los centros de salud dañados con 352, además  San Pedro Sula y Cortés reportaron que unas 500.000 personas quedaron con servicio limitado de salud o sin acceso a centros sanitarios. En Guatemala, unos 206 centros reportaron daños.

Ugarte mostró una fotografía de un refugio en Puerto Cabezas, en Nicaragua, el cual estaba lleno de gente sin mascarillas ni condiciones para prevenir el COVID-19.

“Los refugios que se crearon en estos países tienen a miles de personas y las condiciones en esos refugios no son necesariamente las adecuadas para prevenir la transmisión del COVID-19”, dijo Ugarte.

En Honduras los huracanes forzaron a unas 175.000 a establecerse en refugios, mientras que en Guatemala fueron más de 32.000 personas y en Nicaragua más de 11.000, dijo la OPS.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ