Dos nicaragüenses detenidos, por tráfico de migrantes y por introducir pólvora de forma ilegal en Costa Rica

La Policía de Fronteras, la Fuerza Pública y Migración detuvieron a un nicaragüense sospechoso del "tráfico ilícito de personas", quien conducía una motocicleta sin licencia, sin marchamo (sticker de rodamiento) y sin revisión técnica.

Tras los patrullajes preventivos en el cantón de la Cruz, detuvieron al nicaragüense en la localidad de La Virgen, distrito de Santa Cecilia de la Cruz, Guanacaste.

"Allí, a unos 800 metros de la linea fronteriza entre Nicaragua y Costa Rica, en un paso no habilitado para el ingreso de personas, los oficiales fronterizos interceptaron a un nicaragüense en condición migratoria irregular, el cual dijo apellidarse Ramírez" dice la nota de prensa de la Fuerza Pública.

El sujeto conducía una motocicleta en la cual transportaba a otro compatriota, el cual dijo ser de apellido Villalobos también con estatus migratorio irregular.

El ahora detenido le habría cobrado 5.000 colones por llevarlo desde  el cruce de La Virgen hacia Santa Elena. 

Leer más: Más de 83.000 nicaragüenses han retornado al país en medio de la pandemia

Bajo la dirección funcional de la Fiscalía de Liberia, el sospechoso fue aprehendido a fin de ser procesado por el delito de tráfico ilícito de personas.

De igual forma la Policía de Tránsito decomisó la motocicleta por transporte público no autorizado, además de que Ramírez conducía sin licencia, sin marchamo y sin revisión técnica.

De ser encontrado culpable del delito de tráfico ilícito de personas, el sospechoso podría exponerse a una pena de hasta seis años de prisión según la legislación costarricense.

                                                    

Fuerza Pública evita el ingreso al país de más de 1.900 unidades de pólvora 

La Fuerza Pública de Costa Rica, también informó que evitaron el ingreso de 1.800 unidades de pólvora proveniente de Nicaragua y las tildaron de "alto poder destructivo".

El sábado, durante un patrullaje por el distrito de Las Delicias, los oficiales interceptaron a una nicaragüense residente de apellido Medina.

La mujer llevaba 1.800 unidades de triquitraques, así como bombetas, morteros y espantasuegras, artículos que al constituir pólvora explosiva, están totalmente prohibidos en nuestro país.

Medina trasportaba otros artículos de lucería, todo lo cual sumaba casi 1.900 unidades pirotécnicas introducidos de contrabando a Costa Rica desde Nicaragua.

Ella fue detenida por la  Fuerza Pública y presentada ante la Fiscalía de Upala junto con la evidencia de la presunta infracción a la Ley de Armas y Explosivos.

Siga leyendo: Tradiciones ayudan a nicaragüenses exiliados en Costa Rica a vivir Navidad con menos nostalgia

Dicha ley contempla penas de hasta siete años de prisión para quienes introduzcan pólvora al país de manera irregular, o la transporten o expendan al margen de nuestro ordenamiento jurídico.
 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ