Monseñor Rolando Álvarez advierte de “falsos mesianismos y equivocados triunfalismos” en el país

Monseñor Rolando Álvarez llamó a los nicaragüenses a “escuchar” la voz de Dios entre tanto sufrimiento y cansancio por la crisis sociopolítica y sanitaria en el país. El religioso advirtió a la feligresía de los “cantos de sirenas”.

"Nicaragua está surcada de sufrimiento y cansancio crisis social, política, económica y sanitaria. Sin embargo, nuestra firme esperanza es escuchar entre tantas voces que vencen, la voz, la voz del señor, debemos escuchar, escuchar al señor para saber discernir entre lo auténtico de lo inauténtico, distinguir la máscara del original y tener evidente el fondo y las raíces”, expresó Álvarez.

LEER MÁS: Ley que protege a consumidores pone en encrucijada a la banca en Nicaragua

Al mismo tiempo, el religioso advirtió a los creyentes de los “cantos de sirenas”, en referencia a los actores políticos “los falsos mesianismos y equivocados triunfalismos”.

“No escuchemos cantos de sirenas que dicen está aquí o está allá, no, esperemos y escuchemos al Señor. Y en esa escucha encontraremos la respuesta, sin prisa, ni ansiedades porque hay gente que anda ahorita a la carrera, sigamos observando y escuchando para descubrir los falsos mesianismos y los equivocados triunfalismos que sea Cristo el que tome de la mano a Nicaragua y la levante hacia nuevos horizontes de paz, justicia, libertad y fraternidad, así sea”, manifestó Álvarez.

Nicaragua está marcada por la polarización política entre sandinistas y opositores, la cita electoral del 7 de noviembre podría ser decisiva para el futuro del país, cuya economía está en números rojos desde el estallido social contra el presidente Daniel Ortega, en abril de 2018.

SEGUIR LEYENDO: Inicia un año clave en la política interna de Nicaragua

Las próximas elecciones también podrían significar un cambio de era política en Nicaragua, ya que una derrota del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) acabarían con 15 años consecutivos de Ortega en el poder y 42 de dominio local, incluyendo su primer mandato presidencial entre 1979 y 1980, así como sus años en la oposición, entre 1990 y 2007. En cambio, una victoria podría extender la crisis sociopolítica local.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ