Contrabando y corrupción

El contrabando de mercancías y la introducción al país de productos no es sólo un problema del fisco, sino para las empresas principalmente a las micros, pequeñas y medianas que constituyen el 93 por ciento de las empresas existentes totales del país; pues la competencia desleal genera daños a la generación de nuevos empleos formales, a la inversión, a sus ventas, así como permite evadir impuestos.

Una manera ha sido la subvaluación de mercancías, lo cual no sólo daña a las empresas también se trata de una evasión fiscal, ya que los productos no pagan los impuestos correspondientes. El régimen no se enfoca a combatir la importación y comercio ilegal de mercancías.

LEER MÁS: Gioconda Belli compara a Ortega con un "reyezuelo" tras arresto de opositor

No hay un combate efectivo contra el comercio ilegal y la subvaluación de mercancías importadas, el contrabando, las importaciones que se realizan en forma fraudulentas vía clasificación arancelaria de los productos importados para reducir el pago de impuestos. Individuos específicos juegan un papel fundamental en cada uno de los casos señalados, pero el problema de fondo no radica en lo que decida una persona, sino en las estructuras institucionales que permiten la corrupción.

La lógica de las estructuras de la administración ha sido la acumulación cortoplacista por cualquier método. La estrategia del orteguismo ha sido hacer del Estado un instrumento para el enriquecimiento inmediato de unos cuantos. La creciente corrupción en el actual sistema político ha ayudado a la injusta distribución de la riqueza e ingresos, el abandono de la lucha contra la corrupción y el ninguneo de la transparencia.

SEGUIR LEYENDO: Colectivo de DD.HH ve persecución en Nicaragua contra la familia Chamorro

La corrupción que existe en las aduanas, que ha sido señalada como la principal puerta de ingreso de mercancías ilegales bajo diferentes formas, lo cual repercute negativamente en el frágil tejido empresarial y en el empleo, ya que más del 50 por ciento de las empresas son microempresas y más del 70 por ciento del empleo es informal. Para evitar la profundización de la crisis humanitaria depende cada día más de las remesas de sus emigrantes.

A las importaciones desleales se les permite todas las anomalías posibles, ya que siguen ingresando al país sin que nadie tome la responsabilidad de combatir estos actos ilícitos para evitar los daños mencionados. Una política de desarrollo industrial debe contemplar el combate efectivo del comercio ilegal de mercancías.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ