Noticias NicaraguaNacionalesBáez: "es absurdo dividirse y atacarse, no pueden ser más astutos e inteligentes los tiranos"

Báez: "es absurdo dividirse y atacarse, no pueden ser más astutos e inteligentes los tiranos"

Monseñor Silvio José Baéz exhortó a quienes comparten “los grandes ideales de la libertad, la justicia y la defensa de los derechos humanos”, a desarrollar la “astucia evangélica de la escucha, la acogida y el respeto recíproco” y a mantenerse unidos
monseñor silvio baez, obispo auxiliar de managua
Monseñor Silvio José Báez.
100% Noticias

"Quienes comparten los grandes ideales de la libertad, la justicia y la defensa de los derechos humanos, deben también desarrollar la astucia evangélica de la escucha, la acogida y el respeto recíproco", fue una de las principales reflexiones que hizo este domingo en su homilía el Obispo Auxiliar de Managua en el exilio, Monseñor Silvio José Báez.

En su prédica dominical desde la Iglesia Santa Agatha, en Miami, EEUU, Monseñor Báez advirtió que en estos momentos, "es absurdo dividirse y atacarse", refiriéndose a la unidad que deben tener entre sí los luchadores por la justicia, en clara alusión a los nicaragüenses que se oponen a la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

"Los cristianos debemos tejer redes de reflexión y de solidaridad para afrontar los graves problemas que afligen a nuestros pueblos. Sin descuidar los dolorosos dramas del presente, hay que reflexionar juntos con creatividad y optimismo, sobre posibles caminos de solución para el futuro", dijo el sacerdote católico.

Recomendó que no hay que improvisar "dejándonos llevar por la ambición o la emotividad".

El Obispo Báez retomó la lectura del evangelio de este domingo, en la que se expuso el relato bíblico de una parábola de Jesús, que habla de un hombre rico que tenía un administrador que manejaba en modo deshonesto los negocios que el dueño le había encargado. El hombre fue descubierto en sus malas acciones  pero logró encontrar una solución para no quedar en la calle.

"El administrador de la parábola era un hombre deshonesto. Al verse en un callejón sin salida, “se puso a pensar” –dice el evangelio–, se detuvo y reflexionó para encontrar una solución, diciendo: “¿Qué voy a hacer ahora?” (v. 3). No se desanimó, no cerró los ojos ante la realidad, ni se quedó pasivo. No huyó del problema, ni se quedó lamentando su desgracia, sino que buscó una solución", señala la lectura.

Leer: Monseñor Silvio Báez recuerda la agresión sufrida de mano de "turbas" sandinistas en Carazo

Tomando ese pasaje para la reflexión el Obispo destacó que "hay que actuar con astucia evangélica. Es hora de creer en la fuerza imparable de la verdad y la bondad, de la justicia y la misericordia. Hay que discernir y buscar solución a los grandes problemas, haciendo propuestas, reflexionando y discutiendo, pero siempre apoyándonos en la fuerza de Dios como Señor de la historia", insistió recalcando que no se debe imitar la deshonestidad del administrador de la parábola pero sí su creatividad para buscar soluciones.

"No pueden ser más astutos e inteligentes los tiranos y corruptos. No es más fuerte la represión y la injusticia que la verdad y la solidaridad", resaltó el religioso.

En su enseñanza, el Obispo recordó que veces hay situaciones muy difíciles que parecen no tener solución, como le ocurrió al administrador corrupto de la parábola, no obstante, recomendó que ante tales situaciones se debe ser lúcidos para ver más allá del momento presente, sin quedarse encerrados en las dificultades.

"No hay que perder la serenidad ni la esperanza, hay que orar mucho y confiar en Dios y en las capacidades que él nos ha dado. Hay que saber discernir desde la fe entre las distintas posibilidades de solución y vislumbrar caminos evangélicos que nos ayuden a superar las dificultades. Hay que ser suficientemente fuertes en el Señor para no desanimarnos ante los problemas que nos agobian", exhortó Monseñor Báez.

Asimismo, recomendó que no se deben ignorar los problemas porque esa no es una solución viable sino que, al contrario, de este modo los problemas se agrandan y llegan a dominarnos hasta darnos por vencidos. Insistió en que  tampoco sirve la pasividad, el desánimo y el creer que nada se puede hacer. "Lamentarse y quejarse, sintiéndonos víctimas impotentes, nos encierra en el miedo y bloquea la capacidad para encontrar soluciones", señaló.  

Recordó las palabras de Jesús en las que advierte que “los que se ocupan de los negocios de este mundo son más astutos en el manejo de sus asuntos que los que pertenecen al mundo de la luz”. es decir, según el Obispo, “los que se ocupan de los negocios de este mundo son las personas que se enriquecen cometiendo actos de corrupción, quienes imponen políticas inicuas basadas en la mentira y la injusticia y aquellos que dominan despóticamente sobre los pueblos con la represión y la violencia".

Advirtió que esa gente de la que habla Jesús es "inmoral y malvada, es astuta, vive conspirando día y noche y muchas veces nos llevan la delantera planificando con tiempo y detalladamente sus planes criminales".

En ese sentido, refirió que Jesús quiere que sus discípulos, "nosotros, los cristianos, a quienes Él llama 'los que pertenecen al mundo de la luz', imitemos, no los actos reprobables y criminales de los malvados, pero sí que aprendamos de su astucia y de su habilidad, dejándonos iluminar por el Evangelio".

Asimismo, remarcó que el cristiano "no tiene que ser ingenuo ni cobarde, tampoco puede caer en el desánimo y en la resignación frente a los problemas personales y sociales". Predicó que Jesús "nos quiere un poco más astutos".

"Jesús quiere que seamos pacíficos y tolerantes, pero no ingenuos ni pasivos; nos quiere emprendedores y valientes, pero nunca violentos ni intolerantes", enseño al final de su homilía el líder religioso que se encuentra exiliado desde el 2019 producto del asedio y amenazas contra él ejercidas por fanáticos sandinistas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ