Noticias NicaraguaNacionalesCosta Rica: huesos encontrados en vientre de cocodrilo no eran de Julito

Costa Rica: huesos encontrados en vientre de cocodrilo no eran de Julito

Patólogo costarricense descarta que restos óseos y cabellos hallados en vientre de cocodrilo sacrificado por vecinos del río Martina pertenezcan a pequeño nicaragüense devorado el pasado 30 de octubre mientras se bañaba
cocodrilo mata a nino nicaraguense
Julito fue atacado por un cocodrilo en Costa Rica.
Cortesía

Julio Rubén Otero, padre del menor devorado por cocodrilo, conoció que los huesos y cabellos extraídos de un cocodrilo el pasado 26 de noviembre no pertenecen a los restos de su hijo, Julito, de ocho años, pero sí son de algún animal.

Este 6 de diciembre, don Julio Otero recorrió más de 100 kilómetros para presentarse hasta las oficinas de la Medicatura Forense de San José de Flores, en Heredia y conocer el avance de las investigaciones en referencia a su caso, así lo indicó al medio digital Despacho 505.

Sin embargo, un médico patólogo le informó que los huesos encontrados en el vientre del réptil pertenecen a algún animal devorado, pero no al pequeño Julito porque estos restos óseos no son humanos.

VER MÁS: Matan a cocodrilo que devoró a niño nicaragüense en río de Costa Rica

Asimismo, el preocupado hombre cuestionó la pasividad y falta de interés de las autoridades costarricenses en dar respuesta a estas pesquisas porque fue él quien se movilizó desde el poblado Cuatro Millas, en Martina, Limón hasta Heredia para conocer nuevos detalles sobre los restos encontrados.

Otero detalló que solo en transporte gastó más de 30 dólares y fue cuestionado por llegar sin previo aviso, “¿sabe qué me hace venir aquí? Mi instinto paternal, porque si yo no me muevo, aquí puede pasar un año o quién sabe cuántos años para que me den esos resultados”, les respondió.

 

La comunicación entre el patólogo y Julio Otero se hizo vía telefónica y fue breve, según este último declaró al medio.

Añadió que se negaron a realizarle exámenes de ADN a él para que fueran comparados con los supuestos huesos encontrados en el animal para examinar a profundidad, sin embargo, esta petición fue rechazada y le solicitaron que llamara entre 15 días.

Julio Otero está convencido de que los huesos hallados en el animal pertenecen a su hijo fallecido y mantiene la esperanza de enterrarlos en Matagalpa, Nicaragua, lugar de origen de él y su familia.

El pequeño Julito falleció el 30 de octubre tras ser atacado por un cocodrilo cuando el infante bañaba junto a sus hermanos y madre en el río Martina, por su parte las autoridades de Costa Rica anunciaron una investigación para dar con el o los responsables de sacrificar al animal, puesto que en este país se considera un delito y podría enfrentar hasta tres años de prisión.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ