Noticias NicaraguaNacionalesPapa asegura que el “diálogo” y la “diplomacia” son armas de la Iglesia, al ser consultado sobre Nicaragua

Papa asegura que el “diálogo” y la “diplomacia” son armas de la Iglesia, al ser consultado sobre Nicaragua

Hay 12 sacerdotes se encuentran encarcelados y enjuiciados, entre ellos el obispo Rolando Álvarez
papa Francisco en la audiencia general
El papa Francisco en la audiencia general.
EFE

El papa Francisco aseguró que el “diálogo” y la “diplomacia” son las armas que utiliza la Iglesia Católica para tratar de salvar a los pueblos, en referencia a la persecución de la dictadura de Daniel Ortega contra la Iglesia católica en Nicaragua.

“La Santa Sede siempre trata de salvar los pueblos. Y su arma es el diálogo y la diplomacia. La Santa Sede nunca se va. La echan. Siempre trata de salvar las relaciones diplomáticas y salvar lo que se pueda salvar con la paciencia y el diálogo”, expresó el Sumo Pontífice en una entrevista al diario español ABC, tras ser cuestionado por la tibieza con la que abordan la situación del país.

“Algunas voces en América Central piden al Vaticano más contundencia contra regímenes totalitarios como Daniel Ortega en Nicaragua o Maduro en Venezuela. ¿Por qué el Vaticano es tan prudente?”, señaló el diario español ABC.

Aunque no lo dijo explícitamente, el papa de esa forma abordó la expulsión del nuncio Waldemar Stanislaw Sommertag, quien fue echado de Nicaragua en marzo pasado, cuando habría abogado, por petición del papa, por los prisioneros políticos ante el régimen Ortega Murillo.

Actualmente la dictadura de Daniel Ortega mantiene una feroz persecución contra la iglesia católica nicaragüense, la cual se arreció tras las protestas de abril de 2018.

Hay 12 sacerdotes se encuentran encarcelados y enjuiciados, entre ellos el obispo Rolando Álvarez, mientras que otros, incluido el obispo Silvio Báez, tuvieron que irse al exilio.

Tanto el papa Francisco como el cardenal Leopoldo Brenes han recibido críticas por el silencio que mantienen.

Acusación Álvarez

El obispo Rolando Álvarez, muy crítico hacia el Gobierno de Ortega, fue acusado por la Fiscalía por los delitos de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense.

En la misma causa se encuentra acusado el sacerdote exiliado Uriel Antonio Vallejos.

Álvarez, de 56 años, es el primer obispo arrestado y acusado desde que Ortega retornó al poder en Nicaragua en 2007 tras coordinar una Junta de Gobierno de 1979 a 1985 y presidir por primera vez el país de 1985 a 1990.

El jerarca fue sustraído la madrugada del viernes 19 de agosto por agentes policiales del palacio episcopal provincial de Matagalpa (norte) junto con cuatro sacerdotes, dos seminaristas y un camarógrafo, después de haber estado 15 días confinados.

LEER MÁS: Monseñor Rolando Álvarez, Personaje del año 2022 en Nicaragua asegura McFields

La Policía de Nicaragua, que dirige Francisco Díaz, consuegro de Ortega, acusa al alto jerarca de intentar "organizar grupos violentos", supuestamente "con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua y atacar a las autoridades constitucionales".

El arresto y acusación en contra del obispo nicaragüense, otros siete sacerdotes y otros dos colaboradores es el capítulo más reciente de un último año especialmente convulso para la Iglesia católica de Nicaragua con el Gobierno de Ortega, quien ha tildado de "golpistas" y "terroristas" a los jerarcas.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ