CHINANDEGA Y LEÓN CASTIGADAS CON FUERTE OLEAJE

Las fuertes olas que afectan la costa del pacífico de América Latina y que hasta ayer se cobraban tres vidas, también se sintieron con fuerza en León y Chinandega, donde hubo olas de gran altura, de acuerdo con autoridades y habitantes. Tres enramadas a orillas de las costas del balneario de Poneloya, 20 kilómetros al oeste de la ciudad de León, fueron arrastradas por las fuertes corrientes marinas que hubo este domingo a las 3:30 p.m. Al momento del oleaje, bañistas y comerciantes ambulantes buscaron sitios seguros para proteger sus vidas al observar que las corrientes marinas se salían de su cauce normal. El fuerte oleaje provocó nuevamente el socavamiento del muro de contención en la antigua plazoleta frente al hotel Lacayo, el que días atrás fue rehabilitado por las autoridades municipales. También se registraron inundaciones en los negocios cercanos a la costa en La Bocana y en la vía principal de la carretera León-Poneloya. Darling Espinosa, habitante de la comunidad Puerto Mántica,  en Poneloya,  manifestó que el mar comenzó a mostrar “su furia”  en horas del mediodía,  pero fue hasta las 3:30 p.m., que se presentaron afectaciones en algunos negocios a orillas de las costas. Afectados “Fueron evacuados 3 comerciantes de mariscos en La Bocana en Poneloya cuyas enramadas fueron arrastradas por las corrientes;  las olas han estado fuertes y peligrosas, los propietarios de negocios y algunas viviendas frente a las costas, han estado a la expectativa por la situación anormal que ha experimentado el mar en estos últimos días”, dijo. Manuel Largaespada, habitante de la Bocana de Poneloya, comentó que los pescadores artesanales y las familias que viven a la orilla de la costa están preocupados, porque temen morir ahogados. En Chinandega, se reportó que restaurantes y otros puestos turísticos resultaron afectados por las olas. Las autoridades evacuaron a algunas familias que vieron inundadas sus propiedades. END