ADULTOS MAYORES NEGOCIAN PENSIÓN REDUCIDA CON EL INSS

La Unidad Nacional del Adulto Mayor (UNAM) comenzará hoy a negociar con el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) el monto de las pensiones reducidas, que desde ayer quedaron establecidas por ley en la Asamblea Nacional. El presidente de la UNAM, Porfirio García, informó que marcharán hoy hasta la sede central del INSS, en Managua, para pedir que se elija a una comisión negociadora que defina los montos de las pensiones. La UNAM ya tiene listas sus propuestas: que se aprueben cinco categorías de pensión reducida, que la base sea el salario mínimo industrial y que estén sujetas a los ajustes anuales, deslizamiento de la moneda e inflación. El decreto presidencial que hasta ayer regía las pensiones reducidas para las personas que cotizaron al INSS entre 250 y 749 semanas establecía tres clases de pensiones: quienes cotizaron entre 250 y 400 semanas reciben C$1,200 mensuales; aquellos que tienen entre 451 y 600 semanas tienen derecho a C$2,000 y finalmente quienes cotizaron entre 601 hasta 749 semanas les pagan C$2,800. Tras la ley aprobada ayer por 90 diputados, la tabla de pensión reducida entra a una revisión.

Aumento

Desde hoy, la UNAM presionará para que existan cinco categorías de pensión reducida, en vez de las tres que hay en la actualidad. Para las personas que alcanzaron entre las 250 a 349 cotizaciones se pedirá un 47% del salario mínimo industrial, equivalente a C$1,909; aquellos que tienen entre 350 y 449 semanas tendrían derecho al 58%, es decir unos C$2,356. Además, quienes tengan entre 349 y 549 cotizaciones percibirían el 71% del salario mínimo industrial, equivalente a C$2,884. Las personas que tengan entre 550 y 649 cotizaciones tendrían derecho a un 81% de salario mínimo, lo que corresponde a C$3,290. Finalmente, quienes hayan cotizado entre 650 a 749 semanas, recibirían el 90%, lo que representaría unos C$3,656. Ni los diputados ni los representantes del INSS se han referido hasta el momento a la propuesta de la UNAM. El asesor para asuntos económicos de la presidencia, Bayardo, dijo el mes pasado que en la actualidad la pensión reducida equivale a unos US$35 millones anuales.

Otras peticiones

García, por su parte, manifestó que además de los montos económicos, plantearán que  se otorguen tanto “la pensión reducida como la pensión de viudez a las señoras”, algo que actualmente no se efectúa. Además, solicitarán que el INSS o el Ministerio de Salud (Minsa) les garantice medicamentos “inaccesibles o caros”. García afirmó que exigirán al Inss que el grupo de adultos mayores que cotizó entre 200 y 249 semanas reciban un “bono económico solidario” o bien un paquete alimenticio mensual. Por su parte, el diputado sandinista Edwin Castro, señaló que el Inss no tendrá problemas en otorgar las pensiones, pues la institución “estará sana económicamente hasta por los próximos 30 o 40 años”. END