PENA MÁXIMA A HOMBRE QUE MATÓ A ANCIANO EN LEÓN

A 30 años de prisión fue condenado Marvin Fabricio Bravo por los delitos de asesinato, femicidio en grado de frustración y violencia física grave en perjuicio de Máximo Humberto Bravo, de 83 años, (q.e.p.d.); Ligia Daniela Ponce, de 28, y María Mercedes Ponce Rivas, de 65. La lectura de sentencia se hizo la tarde de ayer en presencia de las víctimas y de sus familiares, así como de representantes de organizaciones de derechos humanos y feministas. El juez Felipe Alvarado destacó que al haber admitido Bravo haber asesinado a machetazos al anciano de 85 años y herir de gravedad a su cónyuge y suegra (Ligia Daniela y María Mercedes), se le impuso la pena máxima de 30 años. Ligia Daniela Martínez, cónyuge del imputado, mostró indignación por la pena impuesta por el judicial. “(Bravo) se merecía una pena superior a los 30 años, no solo asesinó a mi padrastro, que era un anciano de 85 años, sino que se ensañó contra mi persona y mi madre, me cercenó dos dedos de mi mano derecha y ahora estoy imposibilitada de ambas manos, porque tengo lesiones que tardarán en sanar”, confesó. El hecho ocurrió el viernes 31 de marzo a las 10:55 p.m., en el reparto Rubén Darío al sureste de la ciudad de León. Bravo mató de varios machetazos a Esquivel al momento que este intentaba defender a su hija Ligia Daniela Martínez. Bravo aseguró que cometió el crimen bajo los efectos de la marihuana, y que discutió con Ligia Daniel porque ella le tiró un plato con comida en la cara. END