Suspendido el diálogo nacional tras agresión a Nuncio y Obispos

Foto cortesía CEN

La brutal agresión que sufrieron ayer lunes, los obispos en la de Diriamba suspendió el diálogo nacional con el que se espera superar la crisis, en la que han muerto al menos 320 personas desde el 18 de abril durante las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Además de la agresión contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y el Nuncio Apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, entre otros, perpetrada por paramilitares y turbas del Gobierno, un templo católico en la ciudad de Jinotepe fue profanado por otro grupo de turbas orteguistas.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, mediadora y testigo del diálogo nacional, suspendió este lunes las mesas de trabajo creadas para superar la crisis en el país debido a la agresión que sufrieron los religiosos.

El Episcopado había citado este lunes a la mesa de Verificación y Seguridad, así como a la mesa Electoral, no así a la de Justicia, para reanudar el diálogo, sin embargo, optó por aplazar las dos mesas de trabajo tras los sucesos en Diriamba.

Los obispos habían viajado a Diriamba, para lograr la liberación de un grupo de enfermeros y misioneros franciscanos sitiados por los parapolicías en el templo.

La agresión se perpetró después de que una delegación de la Iglesia católica, acompañada por la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPHD), entrara en la plaza central de Diriamba, cuya basílica estaba rodeada por unos 200 encapuchados paramilitares y turbas.

DEJA TU COMENTARIO

DEJA TU COMENTARIO