Cardenal Brenes rechaza comentarios despectivos de Ortega contra la iglesia

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, a través del cardenal Leopoldo Brenes, reflexionarán si continuarán siendo mediadores en el diálogo nacional, luego de los graves señalamientos realizados por el presidente Daniel Ortega, que los llamó de "golpistas", en el acto del 19 de julio, realizado ayer jueves.

"Esa es la reacción prácticamente de un político, y que está en su derecho de reaccionar y expresar sus sentimientos ante otras posturas contrarias a la de él. Como sacerdote respeto su opinión. Mi primera reacción al finalizar la actividad, fue irme a la capilla del Santísimo y le pedí a el Señor que me diera serenidad y sobretodo paz en mi corazón", dijo el cardenal Brenes en una entrevista a 100% Noticias.

Según Brenes en la reunión que sostuvieron los obispos con Daniel Ortega, el pasado 7 de julio, donde le presentaron una propuesta para la democratización del país, Ortega se mostró cortés y no hubo palabras duras, a cómo el mandatario lo expresó ayer en la Plaza de la Fe.

"Lo que le presentamos ahí era un proyecto y fuimos claro, que eran los sentimientos que recogíamos desde la Asamblea hasta la población, no era un proyecto de la Conferencia Episcopal. Nosotros hemos sostenido que todo se haga de forma constitucional", manifestó Brenes.

Iglesia también apoyó a la guerrilla sandinista

Al cuestionarlo sobre si era cierto que en los templos se cometían actos ilícitos a como lo dijo Ortega, el cardenal indicó que los templos muchas veces son "como casa de asilos" y le recordó que, en el tiempo de la guerrilla sandinista, la iglesia también apoyó.

"En el año 1977 a mí me tocó muchas veces defender a los simpatizantes sandinistas, porque se fueron a meter en la parroquia y lo que hice fue ponerles los hábitos de monaguillos. Siempre la iglesia ha estado abierta y yo les dije a los sacerdotes que abrieran, para acoger la emergencia a aquellos que estaban heridos o escapando de la violencia, pero nunca hemos dado acogida a que hubieran armas", dijo.

Sobre la oración del exorcismo aclaró que no era personal hacia Ortega y Murillo, sino en la realidad que estaba viviendo Nicaragua, porque sienten que el demonio ha dividido a la familia y ataca a la iglesia.

"El demonio es el príncipe de la división, entonces pensamos hacer una oración por Nicaragua (...) y pidiendo protección a nuestro Dios y el alejamiento de toda acción demoníaca sobre la iglesia y el mundo, no es una oración que va a exorcizar a una persona", finalizó.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ