CIDH pide a Ortega investigar muertes de manera imparcial

EFE

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pidió al Estado de Nicaragua investigar cualquier acto de violencia conforme los estándares interamericanos de diligencia e imparcialidad.

"La @CIDH reitera a Nicaragua su obligación de garantizar la integridad de todas las personas. Asimismo, recuerda que cualquier acto de violencia debe ser investigado por el Estado con debida diligencia e imparcialidad, conforme a los estándares interamericanos", indicó ese organismo, en un mensaje en Twitter.

El Gobierno y la Policía Nacional, dirigida por Francisco Díaz, consuegro del mandatario, responsabilizan de las muertes ocurridas al "terrorismo golpista", en alusión a quienes protestan contra el Ejecutivo.

Este sábado, el Gobierno, a través de su portal oficial digital El 19, y la Policía reportaron la muerte de Lenín Mendiola, hijo de la dirigente campesina Benigna Mendiola, y responsabilizaron del crimen a "terroristas" que participaban en una marcha opositora.

Al respecto, la CIDH lamentó esa muerte que se dio en el contexto de las manifestaciones que tuvieron lugar en Matagalpa.

"Verdaderamente es triste porque durante la semana miraba como iba superando esto (los muertos)", dijo, por su lado, el cardenal Brenes, quien lamentó y condenó las dos últimas muertas ocurridas, tras una semana sin víctimas.

El otro fallecido es Darwin Ezequiel Rostrán Polanco, un hombre señalado como supuesto asesino de tres agentes de seguridad en junio pasado y que, según la versión policial, murió en un tiroteo con agentes del orden en Mulukukú.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica que ha dejado, según diferentes organizaciones pro derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, pero el Gobierno cifra las víctimas en 197, convirtiéndose así en la más sangrienta desde la década de los años 80.

Las protestas contra Ortega se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.