Fiscalía inventa delitos y acusa a universitarios de León

Christopher Olivas y Byron Estrada.
Perla Gutiérrez/La Prensa

Christopher Nairobi Olivas Valdivia y Byron José Corea Estrada fueron acusados este sábado de haber asesinado al joven Cristhian Emilio Cárdenas, 23 años, quien murió calcinado durante el incendio registrado el pasado 20 de abril en el Centro Universitario de la Universidad Nacional (CUUN) de León.

A los líderes universitarios se les acusa además de terrorismo, incendio, daño agravado y robo agravado en perjuicio del CUUN, las instalaciones de la Lotería Nacional en León y otros siete negocios particulares.

Así lo dio a conocer el orteguista juez quinto de distrito penal de audiencias de Managua, Julio César Arias, en la audiencia preliminar realizada en el Complejo Judicial Central Managua.

El tercer acusado de “matar” a Cárdenas en el CUUN es el joven Lesbert Antonio Rubí Olivares, quien no ha sido capturado por la Policía.

Según la macabra acusación de la Fiscalía, son 12 jóvenes los que están involucrados en la quema del CUUN, pero solo siete de ellos fueron capturados el pasado sábado 25 de agosto durante una manifestación nocturna para exigir la libertad de ocho dirigentes del Movimiento Estudiantil 19 de Abril en León.

Familiar contradice versión de Policía

Aunque la Policía acusa a los jóvenes de estos delitos, familiares de Cristian Emilio dijeron, en días anteriores, dijeron que los universitarios son inocentes.

“Lo que yo miro en este caso es que hay una contradicción entre la Policía y la gente que fue capturada, porque nosotros como familiares cuando fuimos a interponer la denuncia (policía central de León), el comisionado Carmona dijo que la muerte de Emilio había sido un acto de imprudencia del joven que aparentemente él se había subido al techo y luego cayó y ellos no podían acusar a nadie”, expresó Eva María Terán, quien en vida fuera suegra de Cárdenas.