Falsa esposa de policía Faber López recibe grados y medalla de honor

La madre del policía catalogó como una "burla" la acción de Ortega.

La madre del policía Faber López Vivas, quien fue torturado antes de asesinarlo, denunció que en el acto del 39 aniversario de la Policía Nacional, Daniel Ortega presentó como esposa de su difunto hijo, a una mujer policía a quien le entregó la medalla "al Honor Comandante Tomás Borge Martínez".

La señora Fátima Vivas catalogó como una "burla", la distinción que hizo Ortega, debido a que esa oficial no corresponde a la esposa de su hijo.

"Quiero hacer una denuncia más de la burla que hace Daniel Ortega con mi hijo Faber Antonio López Vivas, hoy (ayer lunes), al celebrar el 39 aniversario presentó a una policía como esposa de mi hijo dándole los grados y la medalla de honor. La supuesta esposa es una oficial del Rama y se llama Edith Valle", denunció Fátima.

“Cuánto le pagarían o cuántos grados de ascenso le dio el sicario asesino a esa mujer. Yo seguiré elevando mi voz para que este asesino no se siga burlando del dolor de nosotras las madres”, dijo Fátima.

La mamá del policía fallecido aseguró que la esposa de su hijo es Fernanda Cruz, quien se encuentra a punto de dar a luz. "Ella (Fernanda) vivía en mi casa, en Santo Tomás, con mi hijo y quedó de 7 meses de embarazo cuando falleció mi hijo, sería su primer bebé. Ahora Fernanda tiene 9 meses de embarazo y se espera que dé a luz este 12 de septiembre", dijo Fátima.

“El día domingo llegaron desesperados a buscarme a mi casa, y también buscaron a Fernanda la compañera de mi hijo, y le dijeron que el comandante le daría una ayuda y que se hiciera presente en Managua, para darle la medalla y grados de honor, pero ella le dijo que no iría porque nada le devolvería a su Faber y lo único que le interesaba era saber cómo murió su pareja”.

Faber López Vivas, Q.E.P.D junto a su verdadera pareja, Fátima Cruz. |Fotografía: Cortesía.

Faber López Vivas, se desempeñó en la Policía como inspector y guía canino. Él falleció el pasado 8 de julio en Carazo. Un día antes de su muerte había solicitado la baja en la Policía, porque no estaba dispuesto a reprimir al pueblo.

Según la progenitora del policía, a su vástago le arrancaron las uñas de algunos dedos de las manos y le infringieron heridas con arma blanca. La mujer en reiteradas ocasiones ha denunciado que fue la Policía quien mató a su hijo.