Daniel Ortega reconoce tener 204 prisioneros políticos

El viceministro de Gobernación, afirmó en los medios sandinistas que, en las cárceles del país hay 204 personas acusadas de cometer “actos vandálicos y terrorismo”

El Gobierno sandinista ha minimizado las cifras de prisioneros políticos, tras los procesos arbitrarios realizados luego de las manifestaciones contempladas del 18 de abril a la fecha, al reconocer 204 privados de libertad.

El viceministro de Gobernación, Luis Roberto Cañas Novoa afirmó en los medios de comunicación sandinistas que, en las cárceles del país se encuentran detenidas 204 personas acusadas de cometer “actos vandálicos y terrorismo”; de estas 187 son del sexo masculino y 17 féminas, de los cuales siete están condenados y las otras 197 en proceso judicial.

Cañas Novoa, durante su aparición en el oficialista Canal 4, intentó fabricar una realidad paralela a la que viven los reos políticos y sus familiares quienes, han denunciado las violaciones a los derechos humanos de los cuales han sido víctimas.

El funcionario sandinista dijo que en todo centro penitenciario el privado de libertad es recibido “por un comité de recepción que evalúa a presos o presas por individual” y que desde la entrada “se hace un chequeo médico, está nuestro Cuerpo Médico revisándolos, y está revisando también su expediente como tal, para conocer el nivel de peligrosidad que ese preso tiene y así ubicarlo”, así lo dio a conocer La Prensa.

De igual manera Cañas habló de “cumplimiento de calendario de visita”, de “promoción de actividades deportivas” a los internos y “atención médica de rutina a los enfermos crónicos”.

Según Cañas, a estos aspectos “no le pusieron mucha atención” las misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, y la Organización de las Naciones Unidas, ONU.

“Ni querían escuchar las explicaciones de cómo funcionaba el Sistema Penitenciario en nuestro país. No les importaba. Es más, cuando llegó por primera vez la CIDH llegó con tres horas de retraso y así por encima, superficialmente, pidiendo información muy puntual”, afirmó.

Según el funcionario del gobierno de turno, las misiones de los organismos de derechos humanos “no quisieron conocer, por una cuestión, no sé, de educación, escuchar a la jefatura de un Sistema Penitenciario de un país a ver cómo funciona.

Como cuando alguien llega a una fábrica el gerente le recibe y le explica el funcionamiento. Ellos adoptaron una posición bastante grosera, iban solo a lo que les interesaba”.

En contraste de lo que señala el viceministro de Gobernación, el comisionado Joel Hernández, quien es relator para los derechos de las personas privadas de libertad, dijo que desconoce el sentido de esas declaraciones y informó estar listo para una visita de inmediato al Sistema Penitenciario. Además, destacó que hace una semana aproximadamente la CIDH informó a la cancillería nicaragüense de su visita al país en su carácter de relator.

“En esa solicitud se le presentó un programa de trabajo, solicitando la anuencia para poder reunirnos con autoridades del Gobierno, incluyendo al Sistema Penitenciario, incluyendo la Policía Nacional, la Fiscalía y la Procuraduría de Defensa de los Derechos Humanos”, explicó Hernández.