Doña Coquito y doña Flor denuncian asedio y amenazas

Leticia Gaitán

Socorro Alemán, o doña Coquito, y doña Flor Ramírez llegaron a la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) para denunciar asedio y amenazas de parte se simpatizantes sandinistas.

“Le vamos a quebrar a las patas para que no vaya a la marcha”, le habría dicho un desconocido a doña Coquito, al transitar por la calle.

“Yo les pido de buen corazón, por mi Dios, que no me ofendan, que me dejen en paz, que no me sigan hostigando de la manera más cruel. Esas ofensas no son gratas, soy una persona bien sentimental, me pongo a llorar y me siento muy mal psicológicamente”, expresó doña Coquito, de 78 años.

Su hija, Lisseth Vargas Alemán, relató que doña Coquito no duerme por las noches dada la situación que vive.  “Ha sido dañada no solo física sino psicológicamente. Ella llora en las noches, no duerme… Pido respeto para ella y para todos los de la tercera edad, así a como a todos los manifestantes”.

Lisseth, quien ha estado presente cuando ofenden a su madre, denunció que la red social Facebook se esté haciendo una campaña de odio en contra de doña Coquito, y mencionó el perfil  “El gato sandinista” de haber subido una foto con ofensas a la su progenitora.

Sin embargo, doña Coquito enfatizó que seguirá asistiendo a las marchas “a como sea”, y que no teme ser de nuevo apresada. “No temo ser apresada, no importa, por mi libertad, por mi patria libre no importa que esté presa”.

Por su parte, Marcos Carmona, de la CPDH, dijo que le darán seguimiento psicológico a dola Coquito. “Hay que estar claro que estas personas que ofenden no tienen respeto por ella misma, no tienen dignidad… condenamos este hecho por tortura psicológica”.

Llaman “usurpadora” a doña Flor

Flor Ramírez, conocida como doña del huipil, también denunció acoso por parte de partidarios sandinistas, quienes le han catalogado de “usurpar” el nombre de su mamá para recibir el paquete alimenticio que brinda el gobierno, así como el de seguro social.

N obstante, doña Flor aclaró que ella no solicitó ningún paquete y que “si ellos quieren retirarlo que lo retiren”. “Dicen que suy usurpadora, que estoy robando bienes del estado… (pero) tengo las cotizaciones que hice como trabajadora (pensión reducida)… no sigan difamando mi nombre”.