Doña Flor y doña Coquito relatan violenta detención

“Tanta presión y tantos policías alrededor jaloneándonos, que tuve que soltar a Coquito y es cuando la agarran y la tiran a la tina"

Doña Flor, la señera que viste de huipil en las marchas, denunció el violento arresto del cual fue víctima este domingo por parte de policías sandinistas, junto a doña Coquito, reconocida por regalar su venta de agua en un plantón a las afueras del seminario de Fátima los primeros días del diálogo nacional.

Doña Flor relata los momentos de angustia que vivió al lado de doña Coquito, durante el abuso policial que sufrió el día de ayer cuando de forma brutal y arbitraria, agentes del orden las detuvieran.

“Tanta presión y tantos policías alrededor jaloneándonos, que tuve que soltar a Coquito y es cuando la agarran y la tiran a la tina y eso me dolió y le digo; “bajate coquito” y empecé a protestar y fue cuando la jalé del brazo”, dice doña Flor.

Los medios oficialistas dicen que la detención de estas dos señoras es un “show mediático”, porque en el video se observa como doña Flor en la desesperación se ve como trata de evitar que la policía sandinista se lleve a doña coquito y ellos aducen que la estaba agrediendo para inculpar a los oficiales.

“Por ahí andan en las redes diciendo que fue un show que hizo… No es un show, nosotros estamos protestando por una patria libre, por una vida mejor, por una libertad de expresión, por una libertad de movilizarnos, por una libertad de ser adultos mayores sin necesidad que nos estén atacando y que nos golpeen. Estoy indignada y me duele en mi corazón que a los adultos mayores les hagan esto”, expresó la señora del huipil.

“Me indigna saber que tengo un presidente que manda a golpear a los ancianos, a los niños, a los jóvenes y a las mujeres, no les importa embarazadas, no les importa”, agregó.

Por su parte, doña Coquito denuncia que fue víctima de agresiones verbales, aparte de eso, dice sentirse muy adolorida por el forcejeo y peor aún bastante deteriorada, al sentirse “humillada”.

“Va para allá vieja me dicen y me empezaron a guiñar y las once personas habíamos esperando la marcha, protestaban, a mí me agarraron y me aventaron como chancho en esa móvil, a como yo les dije, si yo no estoy haciendo nada, simplemente estamos esperando la marcha que creo que no es delito usar la bandera de nuestra patria. Yo me siento bastante deteriorada en el sistema de mi salud, porque me siento humillada.”, relató doña Coquito.

A su vez reprocha el discurso del presidente Daniel Ortega, el cual insiste que en Nicaragua hay paz… “¿Cómo sale hablando de paz, cómo sale hablando que no hay agresiones por parte de ellos?”, cuando ella ha sido una víctima más de la represión del gobierno sandinista.

Tanta doña Flor y doña Coquito fueron puestas en libertad tras hacerse viral el video de su detención en las redes sociales, que causó repudio en la población, porque la policía de ensañaba con estas ancianas.