Crisis de Nicaragua quedó fuera de agenda en Cumbre Iberoamericana

XXVI Cumbre Iberoamericana en Antigua, Guatemala

La Cumbre Iberoamericana en Antigua, Guatemala que finalizó este viernes, dejó fuera de la agenda dos los problemas más importantes que afronta actualmente la región, las crisis en Nicaragua y en Venezuela.

Solo el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado hizo una mención explícita a la situación en ambos países, informó EFE.

Sobre Nicaragua reclamó a la comunidad internacional "hacer uso de la diplomacia, el multilateralismo y la cooperación frente a los graves problemas" en el país. "Nos encontramos sumamente preocupados y dolidos por lo que ocurre en nuestra hermana república de Nicaragua", dijo.

En cuanto a Venezuela, cuya crisis ha provocado un importante éxodo de ciudadanos hacia otros países de la región, Alvarado rechazó "las reiteradas violaciones a los derechos humanos en ese país" y pidió una salida basada "en el derecho internacional".

Según desveló en rueda de prensa el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, el tema de Nicaragua y Venezuela tampoco fueron abordados por los mandatarios en el "retiro" privado que tuvieron tras la sesión matinal de trabajo. "No hemos hablado de eso", reconoció.

Daniel Ortega y Nicolás Maduro no asistieron a la XXVI Cumbre Iberoamericana, celebrada por primera vez en Guatemala. La presencia de Maduro estaba descartada desde hace días, mientras que Ortega canceló a última hora su viaje.

La ausencia de Ortega desinfló en buena medida la expectación por el cónclave, ya que hubiera sido su primera cita internacional tras el estallido de la crisis en Nicaragua, marcada por la fuerte represión policial contra las protestas.

Todas las miradas estaban puestas en él. Ortega había confirmado su asistencia a la cumbre en un intento de lavar su imagen tras la represión y asesinatos de más de 500 nicaragüenses a manos de sus fuerzas estatales y de choque. Con esto Ortega profundiza su aislamiento internacional.