Defendían a Daniel Ortega hasta que su hija cayó presa

Los señores Juana López y Adolfo Nicaragua Sánchez, padres de la presa política, Ana Gabriela Nicaragua, exigen al Gobierno de Nicaragua la liberación de su hija, quien fue detenida de manera ilegal el pasado 25 de septiembre, cuando la Policía sandinista allanó su vivienda y encontraron supuestamente un arma artesanal.

A la joven le decretaron un año de cárcel por el delito de portación ilegal de armas. La jueza sandinista, María José Morales dio el fallo.

“Lo que hallaron fue un tubo nada más, pero aquí no hallaron armas, lo único que encontró la Policía fue una pólvora, porque yo vendo para la purísima, y los policías dijeron “ve, con esta la vamos a rematar más”, contó la señora Juana López, madre de la presa política.

La joven Ana Gabriela Nicaragua. 

Ana Gabriela Nicaragua quien estudiaba la carrera de contabilidad, fue una de los miles de estudiantes que se levantaron para protestar en contra del Gobierno de Daniel Ortega, por lo que fue arrestada arbitrariamente y acusada de delitos que no cometió, según su mamá.

“Ella se iba a las marchas y con ir no iba a matar a como hacen ellos (policías). Ella es una hija de casa y está bajo el dominio mío”, dijo Juana López.

Asimismo, lamentó que el Gobierno de Ortega se convirtiera en un genocida e indolente con los familiares de los mártires, desaparecidos y presos políticos.

“Nunca esperamos que este presidente fuese así, esperábamos que nos cuidara, nos protegiera, yo peleaba antes por el gobierno y nunca pensé que este hombre le haría tanto daño a la juventud y a nuestras madres, porque yo soy así, a mí me tocó el corazón y me siento resentida. Este hombre debería de agarrar sus calaches y que se vaya y deje a Nicaragua Libre”, manifestó Juana López.