Nicaragua está en una situación de ilegalidad ante EE.UU., dicen especialistas

Roger Guevara, exembajador de Nicaragua en la Unión Europea, expresó que Nicaragua está en una situación de franca ilegalidad ante los Estados Unidos, en consecuencia con sus aliados y amigos y eso coloca al país en una situación vulnerable e inesperada de carácter diplomático político, económico o militar.

“Los tiempos han cambiado… el hecho de que una potencia como Estados Unidos coloque en el margen de la ley a personas, y sobre todo a las que están en la jefatura de gobierno, supone que están situado ante una situación de legalidad en ese país”, compartió Guevara.

Para el exembajador, las últimas sanciones que impuso EE.UU. a Rosario Murillo y Néstor Moncada Lau, son declaraciones de “alto nivel de constitucionalidad” e implicaría que los socios y aliados de esa potencia económica consideren acciones que perjudicarían a Nicaragua.

Por su parte, Roger Arteaga, expresidente de Hagamos Democracia, explicó que Estados Unidos ha cambiado su política exterior y ahora se centra en los derechos humanos. "Creo que es muy difícil porque en Estados Unidos la política exterior ha sufrido cambios duros y dramáticos y ya no están utilizando lo que se conocía como el garrote (invasión), más bien están utilizando otras formas de presión que son las sanciones de tipo económico y político", dijo Arteaga.

Y agregó: "Lo que mueve a Estados Unidos es los derechos humanos, ellos insisten en que se debe respetar y se debe vivir en democracia".

Ante la pregunta si Daniel Ortega piensa en la posibilidad de negociar su salida o aferrarse al poder, Roger Guevara expresó que Ortega es un hombre “pragmático” y cree que va a dirigirse hacia la negociación. “No creo que la resistencia (a negociar), dado el desequilibrio evidente, sea el camino que conduzca a una solución práctica. Los nicaragüenses queremos un cambio que represente 180 grados y Ortega está perdiendo de forma acelerada esa capacidad”, señaló.

Roger Guevara también apuesta por el diálogo nacional como la única salida pacífica a la crisis sociopolítica que sufre Nicaragua, desde el pasado 18 de abril. “Ha sido un clamor de la comunidad nacional e internacional y  está pidiendo un dialogo auténtico que garantice resultados de cambio y lleve el convencimiento de que las cosas va hacer diferentes y que habrá justicia y todo aquello que impone un estado de derecho”, enfatizó.