Sector privado celebrará gran asamblea el próximo miércoles y se prevé que dé mensaje a la nación

Foto referencia / cortesía

Los empresarios del sector privado celebrarán una gran asamblea el próximo miércoles 12 de diciembre, de la que se espera salga un mensaje a la nación en el que presenten su análisis de la realidad económica actual, y las funestas consecuencias de mantener el estatus quo, de quienes creen que el país puede regresar a la normalidad, aunque no haya acuerdo político, reportó el portal Confidencial en una nota elaborada por el periodista Iván Olivares.

“Es un encuentro del sector privado para hacer un análisis de la situación a 240 días desde el inicio de la crisis, y presentar las perspectivas que tienen las 27 cámaras afiliadas al Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), y otros sectores invitados, sobre lo que será el 2019”, explicó José Adán Aguerri, presidente de esa organización gremial.

La cita se dará dos semanas después de una declaración del Departamento de Estado de Estados Unidos, que indica que “ahora es el momento para que el sector privado haga oír sus voces en apoyo de las reformas democráticas y el fin de la violencia”.

“Aquellos que permanecen en silencio o son cómplices, pueden enfrentar consecuencias significativas; de igual manera, todos los funcionarios del Gobierno de Nicaragua y los actores del sector privado que continúan ayudando e instigando la represión del régimen de Ortega, podrían estar sujetos a las sanciones”, añade el comunicado.

Si bien la advertencia ha generado inquietudes entre los empresarios, las que se han visto exacerbadas en las redes sociales ante el silencio con que han sido recibidas, el presidente de una cámara afiliada al Cosep dijo a Confidencial que “no lo siento como una amenaza en contra nuestra, pero sí contra los empresarios sandinistas. Si dice que vienen sanciones contra algunas de las empresas emblemáticas del sandinismo”, aseveró.

En la reunión del miércoles, los hombres de negocios quieren declarar públicamente qué significa desde el punto de vista económico, social y político, que el país siga sin lograr una salida política, aunque no descartan la posibilidad de presentar un pronunciamiento político.

Si lo hacen, ese documento deberá representar el consenso de las cámaras del Cosep y sus Consejeros -que representan al gran capital- además de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AmCham) y la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Las cámaras están discutiendo con sus organizaciones afiliadas, los planteamientos que se van a discutir en la asamblea, a la vez que permanece la expectativa de que los miembros del gran capital emitan su propio pronunciamiento antes de la fecha fijada.

Al igual que ocurrió en los días posteriores a que Estados Unidos sancionara a Rosario Murillo y Néstor Moncada Lau, (cuando los directivos de AmCham discutieron por varios días la redacción del documento con el que reaccionarían a esa decisión), se sabe que el gran capital discute la conveniencia de emitir un pronunciamiento público, tal como lo hicieron a finales de mayo.

En esa oportunidad, los empresarios Alberto Chamorro, César Augusto Lacayo, René Morales Carazo, José Antonio Baltodano, Jaime Rosales, Carlos Pellas Chamorro, Ernesto Fernández Holmann, Miguel Gómez, Ramiro Ortiz, Juan Bautista Sacasa y Jaime Montealegre, así como los directivos de AmCham, los presidentes de Cosep, Funides y Asobanp, y los titulares de las cámaras del Cosep, firmaron una carta por considerar urgente “implementar las reformas necesarias que permitan adelantar las elecciones de una manera ordenada y con un Consejo Supremo Electoral renovado”.

Reunirse con Ortega sería suicida

A pesar de esa expectativa, hay sectores que interpretan el silencio de las más grandes fortunas del país, como una señal de que quizás estén pensando en pedir una reunión con Ortega para indicarle que su tiempo ya terminó y es momento de buscar la salida, mientras otros creen que si se reunieran con Ortega sería para pactar con él.

El empresario Alfredo Marín, expresidente de la Cámara de Industrias de Nicaragua, (Cadin), opina que ambas alternativas serían “suicidas”. En especial, después de la ‘advertencia’ del Departamento de Estado.

La posibilidad de que eso ocurra (un pacto por debajo de la mesa), es de menos diez mil. Ellos no se han reunido con Ortega, y no piensan hacerlo ni siquiera en los siguientes 20 años”, dijo Marín, recordando que se trata de empresarios que amasaron el grueso de sus fortunas fuera de Nicaragua.

“Son hombres inteligentes, a los que no se les ocurriría sostener un diálogo por debajo de la mesa, pero tampoco llegar a golpearle la mesa a Ortega”, aseveró.

Su razonamiento le lleva a notar que si Ortega está llamando “asesinos” a los obispos, y atacando a su propio hermano; si la cifra de muertes se acerca a los 500, y hay unos 4,000 heridos, es que “ya se perdió todo sentido de proporción. Quien piense que el gran capital va a ir a golpearles la mesa, no está viendo los acontecimientos por claridad”, sentenció.

Uno de los consejeros del Cosep, que habló con Confidencial con la condición de no revelar su nombre, descartó cualquier posibilidad de que los empresarios hablen de cualquier cosa con Daniel Ortega“porque no tenemos comunicación con la presidencia desde hace tiempo. El gran capital quiere institucionalidad democrática por muchos años, y hacer que crezca la clase media”, defendió.

Por su parte, un directivo de AmCham que también prefirió el anonimato, recordó que “la semana pasada, el sector privado sacó un comunicado que estaba muy bueno”, por lo que invitó a “estar atento a lo que pueda pasar en los próximos días”, admitiendo que “se manejan distintas hipótesis, caminos y posibilidades, pero no hay nada seguro”.

El presidente de una cámara asociada al Cosep, caracterizó a “esos empresarios que tienen más de mil millones de dólares, como personas con un gran ego, que no van a ir a rogarle a Ortega”, pero tampoco van a arriesgar sus fortunas enfrentándolo.

No a ‘normalidad’ sangrienta

El gerente de otra de las cámaras del Cosep, que compartió sus opiniones pidiendo que no se revelara su identidad porque no está autorizado a dar declaraciones sobre el tema, dijo que “no tengo indicios de que haya ninguna negociación con el Gobierno”.

En cambio, dijo que sí sabe que los empresarios están analizando el rol que juega cada uno de ellos a título personal y como gremio, en los distintos escenarios que se les pueden presentar, de modo que si ocurren, puedan reaccionar con la mente fría y sin emotividad.

“¿Cómo deberían reaccionar si sus trabajadores se van a una huelga: deberían despedirlos? ¿Y si la gente llega a manifestarse a los centros comerciales, como vimos que estuvo sucediendo, deberían echarles a la Policía?”, cuestionó.

“El sector privado está preocupado por su imagen pública. Por eso no veo ninguna posibilidad de reunirnos con el Gobierno a ningún nivel, ni siquiera para presionarlo a irse”, más allá de la necesidad de algunas empresas, de tener que acudir a distingas dependencias del Estado para realizar las gestiones necesarias para seguir operando.

Este administrador dijo que si el sector privado requirió de 72 horas para volcar en un comunicado su posición sobre las sanciones estadounidenses, fue porque “había que pasar el texto por muchos filtros, hasta lograr ponerse de acuerdo”.

Al referirse a la demanda popular repetida una y mil veces en las redes sociales para que “el Cosep se defina”, el líder gremial opina que de alguna manera eso ya ocurrió, toda vez que el organismo empresarial sabe que no puede sacrificar los derechos humanos, la libertad de expresión y movilización, etc., en nombre de recuperar la ‘normalidad’ que ofrece el Gobierno para que puedan seguir produciendo.

“Nosotros estamos claros que no podemos dejarnos manipular para que el Gobierno pueda fingir que ya logró la normalidad”, que pregonan el discurso y los medios de comunicación oficialistas, explicó.

“Tenemos que renovar un manifiesto amplio de cara al momento actual”. En vez de que el gran capital emita un pronunciamiento días antes que el Cosep haga lo mismo, “yo esperaría que lo hicieran de forma conjunta, porque de lo contrario, ¿cómo podríamos tener certeza de que ambos están pensando igual” ?, cuestionó.

El Encuentro Empresarial 2018, que evoca “un Nicaragua próspera, con Justicia, Democracia y Seguridad”, se realizará en el hotel Intercontinental Metrocentro, “en memoria de Jorge Salazar y Arges Sequeira”.

*Tomado íntegro de Confidencial