Zonas rurales en Nicaragua siguen sin acceso a energía eléctrica

La conectividad eléctrica en las zonas rurales de Nicaragua ha sido una problemática constante de los gobiernos en el país. Según estadísticas de la iniciativa de energías sostenibles de las Naciones Unidas, en el año 2013 más de un millón 500.000 habitantes de Nicaragua no tenían acceso a este servicio.

Sin embargo el presidente de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica, Salvador Mansell, aseguró que en el mes de septiembre del 2019 Nicaragua alcanzó el 96.8% de cobertura eléctrica.

“Es un dato importante cerrando el mes de septiembre, si ustedes recuerdan con el mes de agosto teníamos 96.73 en ese momento cumplíamos la meta del 2019, que era 96.7 y reprogramamos y trasladamos nuestra meta al 2019 al 97%, ahora que cerramos el mes de septiembre estamos en 96.8” aseguró el funcionario.

El gobierno ha dicho que inició seis nuevos proyectos de electrificación en departamentos y municipios como Masaya, Granada, Siuna y la Libertad, con una inversión mayor a los 22 millones de córdobas.

Zonas rurales sin acceso

El experto en temas energéticos del Centro Humboldt, Javier Mejía, dijo a la Voz de América que estos datos son probables a nivel global, sin embargo al realizar el análisis por municipios aún prevalecen muchas zonas rurales sin acceso a la conectividad eléctrica.

“El problema es que estas estadísticas son generales, ya cuando se revisa la realidad existen muchos municipios que tienen menos del 50 % de acceso, e incluso comunidades donde sobre su municipio pasa el interconectado pero estas comunidades quedan fuera del interconectado. ¿Por qué? No tenemos claro el criterio del Ministerio de Energía, lo que se presume es que existen algunos criterios como dispersión poblacional, capacidad de pago y análisis de número de personas”, explicó el especialista.

“El problema que existe en Nicaragua y en la región Centroamericana es que el sector energético se ve desde el punto de vista del mercado, es decir quienes tienen capacidad de pago, donde me es más rentable llevar el interconectado y cuando se toman esos criterios y no otros sociales, se tienen estos datos, comunidades que quedan aisladas del interconectado, generalmente aquellas que tienen mayor nivel de pobreza, que están más dispersa y tienen menor capacidad de pago”, añadió.

Según el experto las zonas del país que más presentan dificultades de conectividad son: Jinotega, Rio San Juan y las dos regiones autónomas de la costa caribe.