Banco Central de Nicaragua desacelera tasa de deslizamiento del córdoba frente al dólar

El Banco Central de Nicaragua anunció que la tasa de deslizamiento anual del córdoba frente al dolar cambiará de 5 al 3% a a partir de noviembre de este año,  un proceso que se da cuando el tipo de cambio ya roza los 34 córdobas por dolar en el sistema financiero nacional. 

La medida básicamente reducirá el incremento del valor del dolar en córdobas, una acciones que economistas consideran desacertada en medio de la recesión ecónomica que vive el país. 

Luis Murillo, académico y economista considera que, la medida afectará la competitividad del país. "Esta medida es contraproducente porque viene a agudizar la perdida de competitividad del país, practicamente creo que esta es una medida de caracter populista, en donde tratan de justificar que a la mayor parte de las personas no se les dio incremento salarial y se les esta tratando de atenuar el poder adquisitivo por medio de la via de cambio, pero esto a nuestro país le esta haciendo perder competitividad". 

 

Según el BCN esta decisión  "se adopta en el contexto de un marco de política macroeconómica e indicadores adecuados, que incluyen: balance en las finanzas públicas; superávit en la cuenta corriente de la balanza de pagos  adecuado nivel y cobertura de reservas internacionales; y  estabilidad en el sistema financiero. La reducción del deslizamiento ayudará a recomponer el gasto agregado de toda la economía nacional al reducir costos y mejorar el poder adquisitivo de los salarios".

Roger Artega, exdirector de la Dirección General de Ingresos, explicó que el Banco Central de Nicaragua intenta aplacar las medidas que ejecutaron con la reforma tributaria y las reformas al seguro social. 

"Todo esto hizo que la masa monetaria se redujera y como hay que mantener un balance, el Banco Central esta regulando el deslizamiento para hacer equilibrio y hacer más facil el consumo de los ciudadanos". 

En otras palabras, ahora el ritmo de ajuste será del tres por ciento, lo que dará un leve respiro a los erosionados salarios que han sido golpeados por los duros ajustes fiscales que el régimen orteguista ha implementado para hacer frente a la caída de sus ingresos.