Daniel Ortega amenaza a empresarios con confiscaciones

"Yo quisiera ver esas empresas sin los trabajadores quién las va echar andar, quién las va hacer producir, en cambio, las empresas sin patrones saben producir", dijo un desafiante Ortega, pese a que a las sanciones a otros de sus funcionarios más cercanos se suma el agotamiento del término establecido por la OEA.
100% Noticias

El discurso que Daniel Ortega inició con tono bajo, se transformó en un lapso de media hora en un mensaje contundente para la oposición que exige su salida del poder: no habrá adelanto electoral, ni ninguna prerrogativa que les permita mantenerse al flote, informó el sitio www.despacho505.com

Ortega dijo que tiene su camino claro y repitió el discurso ideado por su mujer y viecepresidenta Rosario Murillo: “nuestro camino es para construir la paz, la estabilidad, la seguridad, la educación, la salud”.

No pasó mucho tiempo para que el líder sandinista abriera el juego: no hay elecciones adelantadas, el impacto económico no lo hará ceder, tampoco las presiones internacionales. “El que quiera que siga”, enfatizó refiriéndose a los empresarios que a su juicio están detrás de lo que insiste en llamar “intento fallido de golpe de Estado”.

Yo quisiera ver esas empresas sin los trabajadores quién las va echar andar, quién las va hacer producir, en cambio, las empresas sin patrones saben producir, dijo un desafiante Ortega, pese a que a las sanciones a otros de sus funcionarios más cercanos se suma el agotamiento del término establecido por la OEA.

“Que están quebrando algunos que quiebren, siempre están quebrando ¿qué quieren ellos sin el único responsables?, cuestionó, insistiendo en insinuar que el movimiento cívico que inició en abril de 2018 es parte de un plan desastibilazador, dirigido por el gran capital que, a su juicio, busca prebendas.

Ortega enfatizó que en medio de las “complejidades que nos dejaron los terroristas” hay un mandato de continuar, con lo que sea y con quienes quieran.

“Aun con esos limitados recursos seguiremos construyendo escuelas, centros de salud, carreteras, dijo”, omitiendo que desde el año pasado pasa dificultades para cubrir las necesidades elementales y que no hace ajuste para priorizar las necesidades realmente prioritarias.

Para Ortega la crisis que atraviesa Nicaragua es inventada: “Quieren sembrar el terror con sus análisis económicos, porque lo que quieren es exoneraciones, no quieren pagar impuestos, ese es el problema, quieren tener siempre grandes utilidades… y pagar salarios de hambre porque quieren exprimir al trabajador”