Activista de derechos humanos, Ivo Rosales Soto es acusado de violación

La plataforma aliada https://lalupa.press/ nos informa sobre el escandaloso caso de violación a una menor que envuelve a un activista de derechos humanos, el caso permanece en la impunidad.

Ivo Rosales activista de derechos humanos, y actor de la serie televisiva Sexto Sentido, ha sido denunciado por el delito de Violación a menor de catorce años en concurso ideal con el delito de Lesiones Psicológicas, por el cual, el juez Distrito Penal de Adolescente de Carazo, Félix González Martínez ha girado orden de «allanamiento y captura».

La denuncia fue interpuesta, por la víctima, el 31 de mayo de 2018, quien refiere que los hechos habrían transcurrido durante cinco años, cuando tenía 14 años, y mientras el señalado visitaba con frecuencia su casa hasta, incluso, habitar bajo el mismo techo por su cercanía con la familia.

Sin embargo, el proceso judicial no ha iniciado debido a que el imputado huyó de Nicaragua, desde 2018, cuando conoció sobre la denuncia en su contra, razón por la cual fue despedido de su trabajo en una organización de atención infantil.

Ivo Rosales Soto también fue docente de la especialización en Manejo del Trauma Complejo y Abordaje del Abuso Sexual, ofrecido en una universidad de Managua, la cual ha retirado la información de su página web.

EL TRAJE DE DEFENSOR

La psicóloga y líder del Movimiento Contra el Abuso Sexual Lorna Norori expresa que el acusado del delito de Violación, Ivo Rosales Soto es igual que cualquier otro violador que se «reviste» de determinado «ropaje» para acercarse a las víctimas, ganar su confianza y cometer el delito.

«Así como un sacerdote se cubre con sotana para abusar de niños y niñas, él se revistió del ropaje de la defensa de derechos humanos para protegerse del abuso sexual. Un hecho que evidencia la perversidad del abuso, el alcance. Ivo Rosales no es diferente a los otros abusadores, él usó el ropaje de derechos humanos, es la perversidad extrema para abusar de una niña «, dice Norori.

Ivo Rosales Sotos fue participante de talleres y formación sobre nuevas masculinidades, derechos humanos y derechos de las mujeres, aunque su especialización fue en programas de desarrollo de niñez y adolescencia, por lo que toda su carrera profesional la habría ejercido en organizaciones no gubernamentales.

«Él manejó el abuso de forma sofisticada. Es un experto manipulador que logró hilvanar el abuso aun cuando somos mujeres cercanas feministas que a lo interior de nuestra familia siempre hemos hablado abiertamente sobre como prevenir el abuso sexual», dice una tía de la víctima que prefiere el anonimato.

A consecuencia del constante abuso, la víctima según valoración psicológica, muestra señales de inestabilidad emocional y una persistente crisis en la que cuestiona sus deseos de vivir y poder asumir un futuro, identificadas como señales recurrentes en víctimas de este tipo de delitos.

Para la familia, sin embargo, comenta la tía que lo principal ha sido poner en el centro el cuido y resguardo de la víctima, «creerle, acompañarla, no dejarla sola, resguardarla, aun a pesar del dolor familiar, pero siempre movilizados para volver la mirada hacía él porque fue él quien abusó y nosotras no nos vamos a quedar con esa vergüenza, sino él», afirma.

UN SISTEMA FALLIDO

Tanto la familia, como Lorna Norori denunciaron innumerables deficiencias del sistema de acceso a la justicia para las víctimas de violencia sexual desde que intentan interponer una denuncia, el rechazo por parte de la Policía Orteguista que cerró las Comisarías de la Mujer, así como la mediación en casos de violencia sexual, la cual no está permitida por la ley, y la nula atención en el Ministerio Público.

«El instituto de Medicina Legal dice que han descendido los casos de violencia sexual en Nicaragua en un 20 por ciento cuando nosotras sabemos que en contextos de crisis el abuso sexual aumenta, pero en Nicaragua la atención del abuso sexual, es cero desde cualquier institución», denuncia Norori.

Esta situación ha calado en la familia de la denunciante de Ivo Rosales Soto por lo que aseguran: «no tenemos puestas nuestras energías en el proceso para responsabilizarlo del delito, pero sí en la denuncia pública», siendo de acuerdo a Norori la única alternativa que le queda a la población ante «un sistema de justicia caótico que favorece al abusador».

LA DENUNCIA PÚBLICA SOCIAL

Otra de las razones, por las que la familia considera que el caso no podrá tener un juicio justo, además del contexto político en el que el sistema de justicia responde a los antojos del régimen Ortega-Murillo, se debe a que Ivo Rosales Soto es hijo de Leonel Rosales vicealcalde sandinista de La Concepción, Masaya.

«Realmente hablando de la justicia por la vía judicial, en estos momentos, yo no tengo mucha expectativa de que se haga por lo que estamos viviendo y está más que demostrado que el gobierno favorece este delito», comenta madre de la denunciante.

La familia de la víctima, y en especial su madre, esperan que el abordaje que ellas han dado al hecho empuje a otras mujeres, víctimas de violencia, a que denuncien para que «al menos los abusadores y violadores tengan una condena social y queden al descubierto», en especial Ivo Rosales Soto quien profesionalmente se ha dedicado a trabajar con la niñez.

Ivo Rosales Soto por su cercanía a las organizaciones de derechos humanos, fue un reconocido actor de la serie Sexto Sentido, un éxito de la televisión nacional, en el año 2001, la cual fue retransmitida en varios países de Centroamérica, pero ese hecho no le ha valido para cubrir su violación, pues los familiares de las víctimas aseguran que «las organizaciones han sido incondicionales» al acuerparlas.

Leer más: Asamblea de Nicaragua envejece tambaleándose entre la corrupción y la obediencia a Ortega-Murillo