Llegaron las cenizas del nicaragüense fallecido en un accidente en España.

Este lunes llegaron las cenizas del joven Jairo Iván Peralta, quien perdió la vida después que fue arrollado por un tren el 20 de noviembre en una zona de España.

Los familiares tuvieron que incinerar el cuerpo del joven porque no consiguieron recaudar los 8 mil euros que se necesitaban para su repatriación.

“Las autoridades de España ya nos habían dicho que se gastaría unos 11 mil euros para cubrir todos los gastos para trasladar desde ese país el cuerpo de Jairo Iván, y como nadie nos ayudó a pesar que solicitamos ayuda de las autoridades de la alcaldía del municipio de Condega y de otras instancias del gobierno”, comentó uno de los parientes.  

Después de su arribo a Managua, los restos incinerados de Jairo Iván fueron trasladados a su tierra natal de la comunidad El Pire, zona del municipio de Condega, en el departamento de Estelí, donde fue velado y sepultado en un cementerio de esta misma localidad.

“El cuerpo de mi primo tuvo que ser incinerado porque un juez dio 72 horas para hacerlo, sino se debía sepultar en España y exhumar los restos hasta dentro de cinco años para su repatriación a Nicaragua”, Comento Alfredo Peralta.

Jairo Iván Peralta tenía apenas 11 días de haber partido de una zona conocida como La Labranza número dos de la comunidad El Pire, Condega, hacia España, y ya estaba trabajando con un ciudadano marroquí y la mañana (7:40 a.m.) del miércoles 20 de noviembre viajaba a bordo de una furgoneta en una región conocida como Manzanares, en Ciudad Real, cuando por despiste del conductor invadieron la línea del ferrocarril y fueron impactados en ese momento por un tren de mercancías, según señaló el diario digital El País.   

Leer más: Exiliados en España:“Todos los días pienso en volver a Nicaragua”