Baltasar Garzon’s palabras para Nicaragua

Hoy, el legado de Daniel Ortega ya no importa. Será recordado solo por sus crímenes contra la humanidad.

El 16 de octubre de 1998, el dictador chileno Augusto Pinochet fue arrestado en Londres por los crímenes de lesa humanidad que cometió durante su "dictadura blanda". La noticia se extendió por todo el mundo. Más importante aún, su arresto encendió una llama de esperanza de que sus víctimas pudieran obtener justicia. El arquitecto de su detención fue Baltasar Garzón con su arma, ley universal.

En ese momento, todos veían a Pinochet como intocable, al igual que muchos ven a Daniel Ortega hoy. El arresto sorprendió al dictador chileno, y él solo logró decir: "No tienes derecho a hacer esto, no puedes arrestarme". Estoy en una misión secreta ".

           

En Nicaragua, el grito de justicia por los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen de Ortega-Murillo, además de obtener condiciones razonables para la transición democrática, parece una realidad lejana.

El problema de la demanda de justicia en Nicaragua es que el Poder Judicial y el resto de los involucrados en la justicia se encuentran en una condición de colapso sustancial. Los poderes legales carecen de independencia e imparcialidad para llevar a cabo las investigaciones efectivas y los procesos judiciales necesarios para garantizar la justicia para las víctimas.

Esta situación ha sido señalada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la Recomendación número 3 de su primer informe preliminar después de su visita

La recomendación nos dio dos escenarios posibles: el primero, implementar mecanismos de justicia transicional una vez que el régimen haya partido; o bien, buscar formas de ejercer el principio de Jurisdicción Universal, que permite a un país procesar a los responsables de crímenes de lesa humanidad a pesar de que no hayan ocurrido en el país que inició el proceso, como lo recomendó el Grupo Interdisciplinario de Expertos independientes, un grupo bajo el paraguas de la CIDH, en su informe de diciembre de 2018.

Sus palabras fueron una condena de lo que sucedió en el país, y aunque parezca arrogante de mi parte, no nos dio ninguna información que aquellos de nosotros que tenemos interés en ejercer la Jurisdicción Universal contra Daniel Ortega no lo hicimos. Ya lo sé, aunque recomendó que prestemos atención a las posibles reformas de este tema que se realizarán en España.

Irónicamente, en una mesa redonda pública que Baltasar Garzón tuvo con Santiago Nieto, un abogado mexicano a cargo de la Unidad de Inteligencia Financiera de México, me dio más pistas. Garzón enfatizó la importancia estratégica de los controles financieros para prevenir el lavado de dinero por el crimen organizado. También señaló la importancia de diferenciar las estrategias de lucha contra la corrupción y el crimen organizado precisamente por los objetivos que ambos tienen.

La dictadura que encabeza Daniel Ortega no solo es autoritaria, es cruel, sin alma y ha demostrado que no tiene límites. No podemos seguir viendo a Ortega como un dictador, ya que desde hace un tiempo, ha dejado de defender cualquier interés político, excepto los relacionados con su permanencia en el poder. Rosario Murillo está más entusiasmada con las sanciones de Estados Unidos y sus consecuencias sobre el patrimonio familiar que con cualquier acusación de violaciones graves de los derechos humanos.

Los políticos tienen razón y yo no: Daniel Ortega no dejará el poder por sus graves violaciones de los derechos humanos, sino por su corrupción, lavado de dinero y colaboración con el crimen organizado. Por su parte, Garzón sugiere buscar el dinero como una medida efectiva contra el crimen organizado; y tal vez no haya castigo más cruel para la dinastía Ortega-Murillo que verse obligados a trabajar y ganarse el pan diario con esfuerzo y el sudor de su frente.

Hay muchas diferencias entre Augusto Pinochet y Daniel Ortega, pero la que me interesa destacar es que el arresto de Ortega no lo tomará por sorpresa. Es cuestión de tiempo antes de que el brazo de la justicia finalmente lo alcance. Puede contar con el tiempo suficiente para armar algo mejor de lo que dijo Pinochet.

Para aquellos que aún no lo han notado, hoy el legado de Daniel Ortega ya no importa, será recordado por sus crímenes contra la humanidad y tal vez lo único que podría agregar a ese hecho irrefutable serían sus palabras en el momento de su muerte. arrestar.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ