Madres de Abril llevan a España clamor de justicia para sus hijos asesinados por la dictadura orteguista

Lizeth Dávila y Josefa Meza se encuentran en Madrid para denunciar los crímenes de la dictadura de Daniel Ortega y pedir respaldo internacional para que los asesinatos de sus hijos no queden en la impunidad

Lizeth Dávila, la madre de Álvaro Conrado, niño mártir de la Rebelión de Abril, se encuentra en la ciudad de Madrid, capital de España. Su objetivo es pedir respaldo al clamor de justicia y no olvido de las madres de los más de 300 asesinados por las fuerzas represoras del régimen de Daniel Ortega en Nicaragua.

Dávila, es vicepresidenta de la Asociación Madres de Abril, y realiza una gira por Europa para pedir respaldo internacional a la demanda de justicia, democracia y libertad en el país que Ortega somete a un estado de represión.

La Asociación Madres de Abril acoge a padres y familiares de niños, jóvenes y adultos asesinados durante las manifestaciones contra la dictadura en Nicaragua. Su misión es reclamar justicia y no olvido de los al menos 328 crímenes que la Comisión Interamericana de DD.HH. ha documentado desde el 18 de abril de 2018

El recorrido por Europa inició en Ginebra, Suiza, con su participación en la 43 Sesión del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, donde la Alta Comisionada Michelle Bachelet alertó al mundo sobre la persistencia de la represión en Nicaragua y demandó a Ortega acciones urgente para garantizar el restablecimiento de las libertades en el país.

En representación de las Madres de Abril también es parte de la gira de denuncia por Europa Josefa Meza, madre de Jonathan Morazán, asesinado el 30 de mayo de 2018 cuando participaba en la histórica manifestación “La madre de todas las marchas” y que fue atacada a balazos por paramilitares y fuerzas policiales.

AGENDA EN ESPAÑA

Una de las primeras actividades que realizan en Madrid las madres de víctimas de la dictadura fue un encuentro con la comunidad nicaragüense radicada en la capital española, así como una eucaristía en la parroquia Nuestra Señora de Meridas Entrevias

Lizeth Dávila se manifestó emocionada al ser acogida por los nicaragüenses que respaldan su demanda de justicia y refuerzan el mensaje de denuncia que quieren elevar ante las más altas instancias europeas.

Lo que piden es que “presionen al régimen” y ayuden a Nicaragua a “salir de la dictadura”, expuso la mamá de Álvarito Conrado, quien falleció a consecuencia de un disparo en la garganta el 20 de abril de 2018, luego que en un hospital de Managua se le negara atención médica.

El menor acudió a la zona donde jóvenes eran atacados por antimotines y paramilitares para llevar agua a los manifestantes y fue alcanzado por una bala. “Me duele respirar”, logró expresar el niño mientras era asistido y trasladado al Hospital Cruz Azul donde no fue atendido. La frase de dolor se convirtió en una expresión de la lucha cívica.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ