Por primera vez régimen reconoce al coronavirus como una amenaza de desastre en Nicaragua

El Sinapred finalmente se sumó a las labores de prevención del coronavirus en Nicaragua. Sin embargo, las autoridades aún no decretan medidas drásticas para evitar la propagación del virus. “Trabajamos desde la persona”, justifica la institución.

El régimen de Daniel Ortega finalmente orientó al Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred) sumarse a las labores de prevención para evitar la propagación del coronavirus en Nicaragua.  

Es la primera vez desde que se decretó la pandemia que las autoridades ven en el coronavirus una amenaza de desastre en el país.  

“Estamos trabajando como Estado y Gobierno. El Sinapred ya coordina con el Minsa toda la inmensa labor responsable y preventiva en escuelas, centros de salud, alcaldías y entidades de Estado”, informó este martes la portavoz del régimen, Rosario Murillo. 

El Sinapred ha empezado a impartir foros educativos en colegios del país. Sin embargo, hasta ahora el régimen no ha dado a conocer oficialmente las proyecciones del impacto que generaría un brote de coronavirus en el país.  

MÉDICOS: “EFECTOS PUEDEN SER ATERRADORES” 

Especialistas advierten que el país no está preparado para enfrentar al coronavirus y que el futuro a corto plazo puede ser “aterrador”. 

“Aquí no hay logística, infraestructura ni personal bien entrenado para atender una epidemia del nuevo coronavirus. Y sumado a eso, la población está desinformada”, aseguró a DW Enrique Medina, médico pediatra, endocrinólogo y especialista en diabetes. 

La primera causa de muerte en Nicaragua es la enfermedad cardiovascular y la segunda la diabetes, seguida por afecciones respiratorias y renales. “Desde el punto de vista de la letalidad, el escenario para los nicaragüenses de la tercera edad puede ser aterrador”, afirma el especialista. 

En Nicaragua 365,000 personas tenían más de 60 años en 2014, lo que representa el 7% de la población total. 

CENTROAMÉRICA SE BLINDA, NICARAGUA NO

Mientras diversos países de la región han decretado medidas de blindaje, cierre de fronteras y habilitación de hospitales y refugios para la atención de posibles casos de coronavirus, en Nicaragua el régimen se limita a una escasa divulgación de información sobre la pandemia.  

Costa Rica anunció este martes el cierre de sus fronteras terrestres, marítimas y aéreas para contener la propagación del coronavirus. El Salvador ha dictado un estado de excepción y se ha limitado la movilidad ciudadana. El coronavirus es una enfermedad altamente contagiosa, por lo que los expertos recomiendan evitar el intercambio social lo más que se pueda.  

Pero en Nicaragua, dijo Murillo, “seguiremos siendo un país abierto”. 

En una nota de prensa disponible en el sitio web del Sinapred, la institución justifica que “en Nicaragua se trabaja desde la persona, familia y la comunidad”.

MEDIDAS INSÓLITAS 

Nicaragua mantiene sus fronteras abiertas, no hay restricciones migratorias para ningún país, cruceros siguen llegando a las costas y el régimen obliga a los trabajadores del Estado a salir a machar.   

Estas insólitas medidas se dan pese a los llamados de la Organización Mundial de la Salud de evitar las aglomeraciones de personas y extremar las medidas para frenar la pandemia.   

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una persona infectada con coronavirus podría contagiar a una o cuatro personas más. 

Aunque el Minsa aún no confirma casos positivos en el país, el epidemiólogo Leonel Argüello ha alertado que el coronavirus ya podría estar en el país y preocupa la forma en que el Gobierno está tratando la emergencia. Falta una campaña educativa y se debería considerar la cuarentena y restricciones migratorias a casos sospechosos o positivos, dice.  

“Lo que a mí me preocupa es que estemos esperando que el Ministerio diga que ya hay casos y no estemos tomando las medidas adecuadas que básicamente son lavarnos las manos constantemente con agua y jabón y no tocarnos los ojos, la boca y la nariz con las manos”, explica Argüello.   

Sin embargo, sostiene que “a la hora de la hora el Ministerio de Salud va tener que hacer lo correcto”. 

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ