Ortega y Murillo se protegen en su bunker en El Carmen ante coronavirus

Para nadie es un secreto de Daniel Ortega y Rosario Murillo tiene un complejo de persecución y en este momento se deben de sentir perseguidos, pero no por sus opositores sino por el coronavirus.

Y es que mientras Murillo ordena a sus trabajadores y fanáticos a marchar ella y toda su familia se protegen desde su casa que también funciona como la sede presidencial en el reparto El Carmen de Managua y expone a sus seguidores a posibles contagios de coronavirus, así lo ha expresado Dora María Téllez quien considera que en estos momentos de emergencia los dictadores han redoblado su seguridad porque no quieren que el virus entre a su “bunker” donde “hacen y deshacen”.

“La única explicación que encuentro del por qué los Ortega Murillo no han impulsado que  su régimen tome medidas para prevenir masivos contagios, sino todo lo contrario porque están estimulando los contagios masivos organizando las aglomeraciones, porque están organizando fiestas, carnavales, la única explicación que yo encuentro es que están sumamente cuidados, ellos viven en un bunker totalmente cerrado donde el acceso es limitado, yo estoy segura que ahí están chequeando la temperatura de todo el que va entrando y saliendo” dijo Dora María

Téllez quien también fue ministra de salud en los años 80 retó a Ortega y a Murillo a salir a las calles y a participar en sus marchas si dicen que no hay peligro de posibles contagios de coronavirus

“Ellos están bien protegidos, pero ellos no quieren que el pueblo nicaragüense esté protegido, sino es así que Daniel Ortega y Rosario Murillo vayan a un carnaval de esos, a una marcha, a una de esas ferias, a una de esas aglomeraciones para ver si es cierto que están dispuestos a pasar donde quieren hacer pasar al pueblo nicaragüense, ellos quieren que todo el pueblo nicaragüense vaya a esas aglomeraciones y puedan ser susceptible de contagio, cosa que no hacen ellos, no lo hace Daniel, ni Rosario Murillo, ni sus hijos, ni sus nietos”

Como ya es común la pareja de dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo pregonan un doble discurso, a luz pública dicen una cosa, pero en la práctica hacen otra cosa, y eso mismo es lo que están haciendo con el manejo del coronavirus.

Incluso la semana pasada después de sostener una reunión virtual con los mandatarios centroamericanos que integran el SICA solo tuvo acceso un medio de comunicación a su comparecencia, que en este caso fue canal 4.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ