Una de las universidades más prestigiosas de los Estados Unidos probará un tratamiento en los pacientes de coronavirus más graves

La Universidad de Viriginia anunció que se unirá a los ensayos para utilizar remdesivir, una de las primeras drogas que se utilizó en enfermos de COVID-19 a quienes se logró recuperar
Reuters

La Universidad de Virginia (UVA), una de las más prestigiosas de los Estados Unidos, anunció hoy que se unirá a los demás ensayos que se realizan en todos el país para probar uno de los tratamientos que podrían significar una ventana para atacar el coronavirus COVID-19 que se ha convertido en pandemia desde su nacimiento en noviembre pasado en Wuhan, China y que ya se extendió a todo el planeta. Se trata del remdesivir, una droga que fue utilizada por primera vez por George Thompson, infectólogo del Centro Médico Davis de la Universidad de California en la segunda semana de marzo, quien en aquella oportunidad había explicado a la revista Science que se usó el antiviral para el primer caso autóctono estadounidense.

“UVA Health se ha unido a un ensayo clínico nacional que prueba un posible medicamento para el COVID-19. Los pacientes adultos hospitalizados con COVID-19 y con síntomas significativos, incluida la dificultad para respirar, el uso de oxígeno suplementario o la necesidad de un ventilador, ahora pueden elegir participar en el ensayo”, anunció la casa de estudios de aquel estado norteamericano en su revista UVA Today.

El vicepresidente ejecutivo de la escuela de Salud de aquella universidad, Craig Kent, señaló que “encontrar un tratamiento efectivo será increíblemente importante en nuestra batalla contra COVID-19” y que en ese sentido se sentía “orgullo” de que sus académicos participaran de estas pruebas., El ensayo evaluará la seguridad y la eficacia de remdesivir, un medicamento antiviral que se ha probado en humanos con el virus del Ébola. Esta droga se ha mostrado prometedor en estudios en animales contra el síndrome respiratorio de Medio Oriente, o MERS, y el síndrome respiratorio agudo severo, o SARS, que son causados por diferentes tipos de coronavirus

De acuerdo a la UVA, aquellos pacientes que sean seleccionados serán asignados aleatoriamente para recibir el antiviral o un placebo por vía intravenosa durante un máximo de 10 días. Los participantes del ensayo y sus médicos no sabrán si los pacientes reciben el medicamento o un placebo. De lo contrario, los pacientes recibirán el estándar actual de atención para sus síntomas. Los médicos de la institución evaluarán a los participantes del ensayo cada día en busca de cambios en su condición

Los datos de todos los hospitales participantes -un estimado de 440 participantes en todo el mundo- se combinarán y analizarán aproximadamente a la mitad del período de inscripción del ensayo para determinar si se deben realizar cambios en el tratamiento. La prueba podría detenerse si los participantes no se beneficiaban con remdesivir, o el ensayo podría cambiarse para agregar otro medicamento o terapia que pudiera mejorar la respuesta de los participantes, anunció la Universidad de Virginia.

“Tener información científicamente sólida sobre la efectividad de remdesivir será útil a medida que buscamos brindar la mejor atención a los pacientes”, dijo el Dr. Patrick Jackson, investigador principal del ensayo en UVA. “Llevar el ensayo remdesivir a UVA es un verdadero testimonio de nuestro espíritu de colaboración”, dijo el Dr. Taison Bell, especialista en cuidados críticos y enfermedades infecciosas de UVA. “Antes de hablar con el Dr. John Beigel [el investigador principal de todo el ensayo], ya habíamos alineado al personal de investigación y la infraestructura para comenzar a ejecutar”

Qué es el remdesivir

Remdesivir comenzó como un tratamiento para el ébola y el virus de Marburgo, pero también demostró utilidad —su mecanismo consiste en interferir la replicación del microorganismo invasor— contra el virus respiratorio sincitial, el de Junín, el de la fiebre de Lassa y algunos coronavirus como los causantes del síndrome respiratorio de Medio Oriente (MERS) y del síndrome respiratorio agudo grave (SARS). Actualmente se estudia su uso contra los virus de Nipah, Hendra y el Covid-19.

“Nacido como un candidato a antiviral de espectro amplio, fue arrojado a una serie de virus para ver dónde se adhería”, sintetizó Andrew Joseph en un artículo propio para Stat News. “Fue de los laboratorios de Gilead a los centros académicos, movido por el dinero de los contribuyentes y el de la empresa. Siguió mostrando indicios de potencial en células y animales infectados por otros coronavirus, pero ninguno de ellos causaba entonces una crisis global sostenida”.

Si el medicamento tiene éxito en los ensayos, en principio se utilizaría sobre todo en pacientes con síntomas más severos u hospitalizados, según los expertos: entre un 15% y un 20% de los casos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ