LUCHADORAS DE LA REVOLUCIÓN ANALIZAN ACIERTOS Y DESACIERTOS

Este miércoles se celebra el 38 aniversario del triunfo de la Revolución Popular Sandinista, en donde se luchó contra la dictadura dinástica de la familia Somoza. Hoy en un programa conmemorativo de Jaime Arellano en la Nación, la comandante honorífica de la revolución Mónica Baltodano y la dirigente de Unión Democrática Cristiana Azucena Ferrey, fueron las invitadas para narrar de primera mano, algunos aciertos y desaciertos en la revolución.

Baltodano afirma que sería una falta de respeto a los héroes caídos, el decir que no sirvió para nada la lucha revolucionaria, esto al ser cuestionada por Arellano ante las características del actual gobierno. Ella expresa: “Esto muchos no le quieren llamar dictadura, pero es muy parecido  a cómo empezó la dictadura somocista. Es decir, que si aquí no ves muertos en la calle, es porque la lucha es tan incipiente, que no han tenido que recurrir a las masacres, y si aquí la cosa sigue así, va a terminar en masacre y no queremos que eso ocurra. Entonces hay que trabajarlo por la vía pacífica ya, antes que el país entre en una encrucijada”.

Por su parte Ferrey, aliada al gobierno, expresa: “Aun cuando tengan razón quienes critican (al actual gobierno), hay que ver, qué es lo que debemos de empezar a tomar en consideración, para ver que se puede hacer”. También destaca la labor que actualmente se realiza con los jóvenes, resaltando como uno de los mayores Aciertos: “Yo creo que estamos trabajando para darle a la juventud, herramientas para trabajar un cambio”.

La comandante gerrillera cree que la acumulación de poderes en Nicaragua, inició desde los años 90’s hasta la actualidad: “Yo creo que la situación de hoy, tiene vínculos con el pasado, es una concentración absoluta del poder en pocas manos. Eso comenzó cuando Ortega y Arnoldo Alemán hicieron un pacto de reparto de las instituciones, y se fue fortaleciendo el orteguismo hasta llegar a un control absoluto de los poderes del Estado. Tenemos seguridad de que los procesos electorales son viciados, son fraudulentos”, expresa baltodano.

Ferrey le responde responde afirmando que “Aquí en el 96 (año 1996), también hubo fraude; las boletas que aparecieron en el cauce bastaban para declarar nulo el proceso, pero vinieron presidentes de la región a convencer al candidato (Daniel Ortega), para que no hiciera nada”.

Sin embargo, Azucena Ferrey destaca cuales fueron los primero fallos de los dirigentes revolucionarios una vez llegaron al poder: “Ya desde finales del 79, había una serie de cosas que estaban obligando a la gente, a decir que esto no es por lo que nosotros habíamos luchado. Un poder aplastante, eso no estaba en el programa de gobierno que era conocido como el Estatuto Fundamental”.

© 100% Noticias ¡Con primicias a toda hora!