Maestro corrigió trabajos de sus alumnos en un hospital hasta horas antes de fallecer

Esta historia puede tener varios enfoques, vocación hasta la muerte, amor al trabajo y sus alumnos, pero en este caso es el exceso y recarga laboral que tienen los profesores como Alejandro Navarro, quien para muchos puede ser el mejor profesor del mundo o el más comprometido.

Navarro laboró en la ciudad de Río de Texas, Estados Unidos y estuvo dedicado a la enseñanza hasta los últimos minutos de su vida.

Alejandro Navarro se llevó su computadora a la clínica porque sabía que terminaría en urgencias.

Su hija le dedicó una conmovedora reflexión: “Este es mi papá el día antes de que falleciera, preocupado por acabar de revisar los reportes de sus estudiantes. Sabía que terminaría en urgencias y por eso se llevó el computador”, expresó Sandra Navarro, hija del maestro.

Sandra se sentía orgullosa, pero hizo una importante reflexión sobre el exceso de trabajo de los profesores.

                                

“La última vez que lo vi fue el lunes. Él se la pasó trabajando las dos horas que estuve en su casa. Desearía haberle cerrado el computador y disfrutado tiempo junto a él”, aseguró.

Y agregó: “Los profesores hace muchas horas extras, horas que ni ellos perciben. Incluso durante la pandemia, ellos se preocupan por completar sus tareas”.

Sandra agradeció a quienes se dedican a enseñar, pero pidió a los familiares “que no los dejen trabajar en casa; necesitan normalizar su trabajo. Son reemplazables en su trabajo, pero no en casa”.

“Papá, todos te extrañaremos, te amo”, manifestó Sandra al despedirse de su padre el maestro Alejandro, quien falleció debido a problemas cardíacos.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ