EL "EFECTO ZIDANE" CONTINÚA

None
El Real Madrid logró ayer una plácida victoria ante el Real Sporting de Gijón, gracias a una gran primera parte donde marcó los cinco goles. De esta manera, Zinedine Zidane ganó su segundo partido al frente del banquillo blanco, tras un partido que dejó la nota negativa en las lesiones del galés Gareth Bale y el francés Karim Benzema. Precisamente, fue el galés quien abrió la lata, en el minuto ocho, tras rematar un córner donde se adelantó a la defensa. Fue solo el principio, ya que casi sin darse cuenta, el equipo rojiblanco vio cómo en los seis minutos siguientes encajaron dos goles más. Primero, Cristiano Ronaldo, que estrenó su cuenta goleadora en 2016, lanzó un potente disparo a la media vuelta, que Cuéllar solo pudo mirar. En el 12, Benzema marcó una auténtica obra de arte, con una media chilena a centro de Bale, completando así la fiesta de la ‘BBC’. El rodillo goleador no paró y antes del minuto 20 ya había vuelto a marcar. De nuevo, Cristiano. La banda derecha estaba siendo un auténtico coladero y Bale y Carvajal lo aprovecharon a su antojo. El Sporting estaba siendo superado en todos los aspectos del juego, pero intentó zafarse de la presión con un buen trato del balón. Fue en esos instantes cuando disfrutó de un par de ocasiones que Keylor Navas y la defensa despejaron con algún apuro. Zidane asistía satisfecho con el rendimiento de sus jugadores. Las sensaciones que genera el cuadro blanco invitan al optimismo. El compromiso de los jugadores, el trabajo, e incluso el acierto. Todavía le quedaba tiempo a la primera mitad y apareció Isco. El andaluz puso el balón en el interior del área con un sutil toque que aprovechó Benzema para poner el balón cerca del palo derecho y hacer subir el quinto al marcador. Antes del descanso llegó la noticia negativa para los blancos: Bale notó un pinchazo en el gemelo de su pierna derecha que le obligó a abandonar el campo. La segunda mitad no comenzó tan cómoda para el Madrid, ya que intentaba proponer juego, pero se veía continuamente interrumpido por un Sporting más intenso. No estaba gozando de tantas y tan claras ocasiones el equipo de Zidane, aunque Cristiano la volvió a tener, pero no pudo conectar un buen disparo. Todo minutos antes de que James, que volvió a partir desde el banquillo, sustituyera a Isco en la sala de máquinas. Cumplido el primer cuarto de hora de la segunda mitad, el Sporting consiguió marcar el primero en su cuenta tras una buena cabalgada de Jony por banda izquierda que culminó a placer Isma López. Cinco minutos después, ni volvió a tener una ocasión clara para marcar el segundo, pero apareció Keylor Navas para evitarlo. Hasta el final del choque, todo pareció transcurrir de manera tranquila para los blancos, pero otra lesión volvía a castigarles. En este caso el que se marchó del terreno de juego cojeando fue Benzema tras recibir una patada involuntaria de James. Por Diario de Burgos