Cinco cosas que nos depara la Serie Mundial

Foto/Marca

Los Medias Rojas de Boston y Los Angeles Dodgers, dos de los cuatro equipos más emblemáticos de todas las Grandes Ligas (que me disculpen los Cachorros de Chicago , pero por delante de ellos están los Yankees de Nueva York y los Cardenales de St. Louis ), disputarán la Serie Mundial del 2018.

Los Medias Rojas, el mejor equipo de toda la campaña regular, con sus 108 triunfos que son récord en la historia de la franquicia, bajo el mando del debutante puertorriqueño Alex Cora, parten como favoritos sobre los Dodgers, en su segundo clásico de octubre consecutivo, tras perder en el 2017 en siete juegos ante los Astros de Houston .

Varias cosas interesantes nos depara esta Serie Mundial, que comenzará con el duelo entre los dos mejores zurdos de los últimos cinco años: Clayton Kershaw, por Los Angeles, frente a Chris Sale, por Boston.

1.- Estadios antiguos

La Serie Mundial comenzará en el Fenway Park de Boston, el estadio más antiguo de todos en las Grandes Ligas, inaugurado en 1912, justo el año en que los Medias Rojas consiguieron 105 victorias, la cifra mayor de la franquicia hasta las 108 que lograron este año.

Y después de los dos primeros juegos, las acciones se trasladarán al Dodger Stadium de Los Angeles, que abrió sus puertas en 1962 y es el tercer estadio más antiguo de las Mayores.

Sólo el Wrigley Field de los Chicago Cubs (1914), se interpone entre Fenway Park y Dodger Stadium en cuanto a tiempo de explotación.

2.- Los mismos rivales, 102 años después

No es una Serie Mundial inédita, como muchos piensan. En 1916, los actuales Dodgers se hacían llamar Brooklyn Robins y enfrentaron a los Medias Rojas en el clásico de octubre.

Boston ganó cuatro juegos y los Robins sólo uno. Ernie Shore ganó dos de los cuatro partidos y el entonces lanzador Babe Ruth, de 21 años, se enfrascó en un duelo de 14 innings con Sherry Smith para imponerse en el segundo juego de la serie 2-1.

3.- Mookie Betts a la intermedia

Bajar a Mookie Betts a jugar segunda base es una de las opciones a las que, seguramente, apelará Alex Cora. Foto: Getty.

Cuando las acciones se trasladen al Dodger Stadium, los Medias Rojas tendrán que jugar bajo las reglas de la Liga Nacional, o sea, sin bateador designado.

Pero ni Boston, ni cualquier otro equipo, puede darse el lujo de prescindir de un bateador del calibre del cubano J.D. Martínez, a quien el manager Alex Cora enviará a patrullar el jardín derecho.

Entonces la opción es bajar a Mookie Betts a jugar segunda base, una posición que no le es ajena del todo.

En el 2014 jugó 14 partidos en la intermedia y este año lo hizo una vez.

No deja de ser una apuesta arriesgada, pues el promedio de fildeo de Betts como intermedista es de .956, mientras que Martínez también debilitaría la defensa en la pradera derecha.

Pero estamos hablando de los mejores bateadores de la Liga Americana en el 2018 y es un riesgo que vale la pena correr.

4.- Machado y Puig, los villanos azules

El dominicano Manny Machado y el cubano Yasiel Puig, más allá de sus capacidades ofensivas y defensivas indiscutibles, tienen la capacidad de desequilibrar al rival con sus conductas irreverentes, de momento odiosas.

De Puig se sabía desde su debut en el 2013, pero Machado se vistió de villano en la serie de campeonato de la Liga Nacional, desde su tropezón intencional con el primera base de los Milwaukee Brewers, Jesus Aguilar y la controversia en las redes sociales con Christian Yelich, quien lo calificó de "sucio".

La imagen del dominicano tocándose los genitales ante los abucheos del público en Milwaukee sobrepasó los límites y de haber habido un octavo juego en el Miller Park se hubiera llevado algún bolazo en las costillas.

5.- Duelo de cerradores de lujo

Si los dos mejores zurdos de los últimos años se verán las caras en al menos uno o dos juegos de esta serie, los dos cerradores más dominantes en la última década serán encargados de asegurar las victorias de sus respectivos equipos.

El curazoleño Kenley Jansen, un cátcher convertido en lanzador, ha salvado 268 desde el 2010, siempre con los Dodgers, mientras que Kimbrel, en el mismo lapso de tiempo, acumula ya 333 rescates divididos entre los Atlanta Braves, los San Diego Padres y los Medias Rojas.

Las casas de apuestas en Las Vegas dan a los Medias Rojas ligeramente favoritos sobre los Dodgers.

Sin embargo, a favor de los azules de Los Angeles está el prolongado descanso de los bostonianos, que no juegan desde el martes pasado.

Una semana de asueto, mientras el rival se mantuvo activo por tener que jugar siete partidos en la serie de campeonato de liga, muchas veces suele ser perjudicial.

Por Jorge Morejón