Confidencial: Recaudación tributaria caerá C$8057 millones este año

Equivale a 10.2% del monto presupuestado, y obligará a recortar gastos o a buscar nuevas fuentes de recursos

El Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), estimó que en 2020 la recaudación tributaria del estado nicaragüense decaerá en 1.34 puntos porcentuales del producto interno bruto (PIB), lo que equivale a 8057 millones de córdobas, 231.5 millones de dólares, o el 10.2% de los recursos presupuestados para el presente año.

Las medidas preventivas tomadas por familias, organizaciones, empresas y gremios para proteger la vida de las personas ante el riesgo de contagio por covid-19, propició que, desde mediados de marzo, muchos trabajadores y consumidores se quedaran en casa, lo que vació iglesias, estadios, escuelas, universidades, bares, restaurantes y hoteles, entre otros, a la vez que disminuía la venta de productos considerados menos esenciales.

Una consulta efectuada por CONFIDENCIAL entre cuatro economistas independientes, encontró que tres de ellos calculaban una caída de 10% con respecto al nivel de recaudaciones presupuestado para 2020, lo que implicaba una pérdida de 7920 millones de córdobas con respecto a los 79 199 millones presupuestados para el presente año.

Esa previsión deja cuatro conjuntos de posibilidades: no hacer nada; buscar nuevas fuentes de ingresos, disminuir los gastos, o una combinación de las dos últimas.

Lea Además: FECAEXCA informa que medidas adoptadas por Costa Rica provocan grandes pérdidas en la región

La proyección del Icefi se construyó usando los más recientes datos oficiales de recaudación tributaria acumulada -que en el caso de Nicaragua, es el Informe de Liquidación Presupuestaria del primer trimestre de 2020- así como la proyección de crecimiento del PIB elaborada por el Fondo Monetario Internacional, que augura una caída de -6.0% para Nicaragua.

Otros factores que explican la caída, vinculados a la crisis sanitaria y económica, son “la contracción de la actividad económica derivada de la reducción de los flujos de remesas de los trabajadores en el exterior; la disminución severa de los ingresos de la actividad turística; la caída de las exportaciones; y la reducción de las ventas de las empresas y los ingresos de los trabajadores”, dijo el Icefi en un comunicado.

“Nicaragua registra una recaudación acumulada al 31 de marzo de 2020 de C$19 271.4 millones, 9.6% por debajo de lo recaudado en el mismo período de 2019, resultado de, entre otros factores, la contracción del 6.1% en la recaudación del IR; de 10.7% en la recaudación del IVA; de 32.3% en los impuestos selectivos al consumo y de 28.0% en los impuestos al comercio exterior”, señala el organismo.

C$8057.0 millones menos

Explica que no se ha registrado el efecto completo de la reducción de las remesas familiares, y la contracción de la actividad económica, “que en el caso nicaragüense es una sucesión de la crisis iniciada en abril de 2018. El Icefi estima que al final de 2020 la recaudación alcanzará C$65 491.6 millones equivalente al 16.3% del PIB, que implicará una deficiencia de C$8057.0 millones (1.34% del PIB) respecto al presupuesto.

Leer más: Daniel Ortega le aplica reciprocidad a Costa Rica para ingreso de transportistas de carga

A escala regional, el Icefi estima que “la carga tributaria de Centroamérica caerá de 14.0% [del PIB] en 2019, a 13.1% [del PIB] en 2020, que significará una deficiencia promedio de 0.9% del PIB respecto a los presupuestos vigentes en 2020, “lo que en conjunto equivale a USD3845.7 millones, como resultado de los efectos de la pandemia del Covid-19”.

Al analizar a la región como un todo, el Icefi señala que “esta caída en la carga tributaria implicará un incremento en el déficit fiscal y el saldo de la deuda pública, o una reducción del gasto público. Este deterioro complicará aún más las finanzas públicas a partir de 2021, por lo que el Icefi reitera la necesidad urgente de medidas para frenar las caídas y cuanto antes revertirlas con incrementos en la recaudación tributaria”.

Tirando de manual, el Instituto recomienda aplicar programas efectivos para disminuir la evasión y la elusión tributaria; eliminar privilegios fiscales sin justificación técnica, y “mayor progresividad de la carga tributaria por medio de un tramo al IR de trabajadores en relación de dependencia con ingresos mayores a USD50 000 anuales y a las actividades lucrativas con ganancias superiores a los USD2 000 000 anuales”.

Leer más: Costa Rica reporta 1022 casos confirmados por COVID-19

“Estas medidas deben adoptarse en un marco de reforma fiscal integral que incluya mejoras en la transparencia y la lucha contra la corrupción, un gasto público planificado y ejecutado en función de resultados, y una mayor participación social en la discusión sobre temas de política fiscal. Solo así Centroamérica podrá garantizar que los gobiernos mitiguen exitosamente los efectos nocivos de esta pandemia sobre el bienestar social y el desarrollo”.

Más información en https://confidencial.com.ni/

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ