CEPAL proyecta crecimiento del 1.3 % de la economía en Nicaragua para el 2021

Managua, Capital Nicaragua

Nicaragua tendrá un crecimiento económico del 1,3% según la proyección que realiza la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), ubicandose entre unas de las economías de menor crecimiento de un total de 32 países de América Latina y el Caribe.

"La CEPAL estima un crecimiento del PIB del 1,3% para 2021, como resultado de la consolidación de la recuperación de actividades económicas que ya mostraban una tendencia favorable en la segunda mitad de 2020, como la agricultura, la actividad de minas y canteras, el comercio y la construcción" argumentó la CEPAL.

En el informe explican que este "proceso de recuperación llevará más tiempo en el caso de otras actividades, como las relacionadas con el turismo y el sector exportador de manufacturas".

Agregaron que el balance fiscal será "ligeramente deficitario, en razón de un mayor gasto público por la organización de las elecciones y por la asignación de mayores recursos para la atención de salud".

"Se produciría nuevamente un superávit en la cuenta corriente, pero menor que los registrados en 2019 y 2020. La inflación se mantendría en un rango entre el 3% y el 4%, mientras que la tasa de desempleo abierto estaría entre el 6,5% y el 7%" indica el informe.

Nicaragua solo está por encima de Ecuador que crecería 1%. En el caso de Venezuela su economía tendrá el peor desempeño su economía retrocedera en un menos -7% .

En el caso de Costa Rica, la CEPAL indica que tendrá un crecimiento del 3% en el 2021, que es considerado por medios del país vecino, como el "séptimo peor desempeño en la región".

Las economías con mejores desempeños serán algunas islas del Caribe, Perú, Belice y Panamá, según el informe de CEPAL.

La CEPAL proyectó que durante el  2020 por tercer año consecutivo la economía de Nicaragua registraría una contracción.

"La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) estima que la caída del PIB será del 4%, debido a la confluencia de dos factores: i) el hecho de que el conflicto político y social que comenzó en abril de 2018 sigue teniendo repercusiones importantes en diversas actividades económicas y ii) los efectos adversos de la pandemia de coronavirus (COVID-19).

Con respecto a lo segundo, aun cuando en primera instancia las autoridades no impusieron restricciones a la movilidad de las personas dentro del país ni a la realización de actividades sociales y económicas, la demanda interna se ha visto afectada por la incertidumbre y las actitudes precautorias de la población ante este fenómeno de escala mundial, que también ha redundado en una contracción de la demanda externa" señaló el informe de CEPAL presentado en diciembre del 2020.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ