Roberto Samcam: Una nueva crisis de la mano de Daniel Ortega

Nuevamente y de la mano de Daniel Ortega se cuece una crisis más en Costa Rica, teniendo como protagonistas a los refugiados nicaragüenses que por distintas razones han tomado la decisión de retornar al país que los vio nacer. La crítica situación económica de la mayoría de los refugiados políticos llegados como consecuencia de la Crisis de Abril, sumada a los tremendos efectos derivados de la Pandemia, han profundizado aún más la situación de vulnerabilidad que ya existía, obligando a muchos a tomar tal decisión. Ortega, ni corto ni perezoso ha aprovechado la ocasión para desatar su venganza, tanto en contra de los que intentan regresar, como del Gobierno de Costa Rica, a quien culpa de haberles dado acogida luego de lo que ellos llaman el “Fallido Golpe de Estado”. Dos golpes en una sola acción. 

Lea Más: Mujer en Nicaragua le clava puñal en la cabeza a su pareja

El régimen de Daniel Ortega, posterior a la criminal Operación Limpieza ejecutada en Julio del 2018, desató una feroz persecución de todos aquellos ciudadanos que consideraba sospechosos de haberse levantado en su contra, obligando a miles de nicaragüenses a salir de su patria en un éxodo sin precedentes en la historia política nacional, cuando en apenas dos años más de 100 mil compatriotas fueron forzados a migrar. Desgraciadamente, se llegó a un país con sus propios problemas, tanto políticos como económicos. Habían cerrado el 2019 con un nivel de desempleo del 12.4 %, lo que equivalía a casi 300 mil costarricenses en esa condición y con la Pandemia, los niveles han aumentado en más del 20 %, agregando 200 mil desempleados más aproximadamente, a los que ya habían. Esto, sumado al alto costo de la vida, ha incrementado la condición de vulnerabilidad de la inmensa mayoría de refugiados nicaragüenses, que prefieren el retorno a la patria, por demás inseguro que este sea y no exento de la represión que el régimen ha desatado en todo el país. 

No Olvide Leer: Tragedia familiar: La historia de Caín y Abel en una colonia de Managua

De manera cínica y desvergonzada, el régimen de Daniel Ortega alega que negar la entrada de los refugiados que cada día aumentan en la frontera entre Costa Rica y Nicaragua, obedece a criterios de salud, para evitar que ingrese gente infectada de Covid 19, olvidándose que desde el inicio de la Pandemia, su gobierno ha provocado, irresponsable y criminalmente, el contagio masivo de la población nicaragüense bajo el supuesto absurdo y fallido de la “Inmunización de Rebaño” a propuesta de Gustavo Porras, flamante Presidente de la Asamblea Nacional y sempiterno dirigente del sindicato blanco de la salud, FETSALUD. Ortega pretende hacer creer a la comunidad internacional que sigue al pie de la letra las recomendaciones de la OMS, cuando realmente ha sido todo lo contrario, ya que desde las instancias gubernamentales han impulsado miles de actividades masivas entre la población, desoyendo y desacatando toda la lógica de protección para evitar llegar al contagio comunitario, sumado al hecho de que desde el inicio de la crisis sanitaria ha ocultado toda la información oficial de las muertes, contagios y la afectación en general que esta ha producido. 

No contento con esto, en su continuado afán de provocar daño a la vecina Costa Rica y con la complicidad del Ejercito Nacional, han permitido y alentado el cruce por puntos ciegos de miles de migrantes irregulares, los que han sido devueltos hacia territorio nicaragüense por las autoridades costarricenses posterior a su captura. No se explica de otra forma, sobre todo si tomamos en cuenta la fanfarria gubernamental y militar del 25 de marzo de este año, cuando anunciaban pomposamente el despliegue de los militares para el “resguardo” de la línea fronteriza y el cierre de todos los puntos fronterizos no autorizados (puntos ciegos), sin embargo, como dice el refrán popular que “la mentira tiene patas cortas”, muy pronto se destaparon las evidencias de que estos mismos militares eran quienes participaban en el lucrativo negocio del “coyotaje”, cuando en un video de una televisora local se observaba el tráfico de migrantes y el cobro a los mismos por cruzarlos hacia territorio tico por parte de los militares. De esto ya había evidencias en el 2016 cuando se dio la crisis de migrantes extra continentales, ya que después de hacer tremenda alharaca con los africanos, cubanos y haitianos, que incluso fueron reprimidos violentamente en Peñas Blancas, posteriormente aparecieron en México una vez que se “enfrió” el asunto. En esa ocasión, Ortega en su infinita incoherencia, aparecía como el “Border Patrol” de la Administración Obama en Centroamérica, un contrasentido para el eterno y trasnochado “anti imperialista” de los discursos. Igual que ahora, las evidencias apuntaron a que fueron los mismos militares y algunos policías quienes se lucraron a manos llenas por el traslado hacia Honduras de dichos migrantes a fin de que continuaran su viaje hacia los Estados Unidos. 

Recuerde Leer: Inauguran estación de policía con el nombre de oficial asesinado por agentes del régimen de Daniel Ortega

La Comunidad Internacional debe tomar nota de todas las acciones del régimen de Daniel Ortega en contra de sus propios ciudadanos y sus intentos de desestabilización, por ahora, de Costa Rica. Los Organismos Multilaterales, sobre todo el BCIE, quien ha estado financiando al régimen después de la Crisis de Abril, deberían proporcionar los recursos suficientes al gobierno tico para garantizar de manera gratuita las pruebas Covid 19 que está exigiendo Ortega y quitarle así el pretexto que ahora enarbola, recordando que en el colmo de la desfachatez, está ofreciendo las pruebas que han llegado como donación al pueblo nicaragüense, a un costo de 150 dólares cada una. El dictador nicaragüense intenta hacer quedar mal al vecino país creándole una crisis artificial, el gobierno de Don Carlos Alvarado debería pagarle con la misma moneda decretando un bloqueo al paso del transporte desde Nicaragua, hasta tanto este no entre en razón, cumpla lo que demanda la Constitución Política y permita a sus ciudadanos el ingreso a su propio país. Ortega no entiende otro idioma más que el de la presión y de la fuerza, por lo que habría que devolverle el reto de exportar crisis a Costa Rica en su mismo idioma.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ