Italia registró otros 88 muertos y 177 casos positivos más por coronavirus

Con ello, son ya 234.013 los contagios en el país desde mientras que los fallecidos ascienden a 33.689, tras sumar los últimos decesos

Italia ha sumado en las últimas 24 horas otros 88 fallecidos y 177 nuevos contagios más en el marco de la pandemia por coronavirus, según los datos publicados por Protección Civil.

Con ello, son ya 234.013 los casos confirmados en el país desde que se detectó el primer contagio de COVID-19 mientras que los fallecidos ascienden a 33.689, tras sumar los últimos decesos.

Leer más: Irán sufre el rebrote de coronavirus más grande del mundo: registró 3.574 nuevos contagios

La cifra de pacientes diagnosticados hospitalizados sigue disminuyendo. Así, en las últimas 24 horas otros 15 pacientes han abandonado la UCI, donde actualmente hay ingresadas 338 personas, mientras que otras 5.503 están hospitalizadas con síntomas, 239 menos que la víspera.

En lo que se refiere a los pacientes curados, en el último día a habido otros 957 que han recibido el alta, lo que sitúa el total desde el inicio de la pandemia en 161.895.

Por otra parte, este jueves ha reabierto sus puertas el servicio de emergencias del hospital de Codogno, la localidad de la provincia de Lodi, en Lombardía, cerrado desde el pasado 21 de febrero, cuando se diagnosticó el primer caso de coronavirus en Italia.

Todo comenzó aquí, al menos en cuanto a la información, cuando se cerraba el servicio de urgencias del hospital de Codogno y sus sanitarios quedaban encerrados en cuarentena.

La anestesióloga Annalisa Malara y la doctora del departamento médico Laura Ricevuti, ambas galardonadas este miércoles con el título de Caballeros del Mérito por el presidente del país, Sergio Mattarella, diagnosticaron el primer caso de coronavirus.

Esa noche, forzando los protocolos ya que no era posible realizar pruebas si no se había estado en China, realizaron un test a un hombre de 34 años que ya había ido a urgencias en varias ocasiones por una neumonía que no conseguía curar: era Mattia, el famoso paciente cero, que después de dos meses en la UCI consiguió recuperarse.

“Fui la primera en usar la palabra coronavirus en el hospital”, explica a los medios Malara, cuyo hallazgo desencadenó que se realizasen más pruebas y comenzasen a surgir decenas y después cientos de positivos en pocas horas.

Muchos de ellos se habían contagiado, como se pudo saber después, en este hospital.

Primero fue urgencias y después todo Codogno y otros 11 municipios fueron aislados y se estableció la primera "zona roja" en Italia, hasta el bloqueo después de Lombardía y Véneto y luego de toda Italia el 9 de marzo.

Leer más: OPS: COVID-19 en América Latina sigue en aumento

Veinticuatro enfermeras y nueve médicos que trabajaban en urgencias quedaron en cuarentena, pues todos habían estado en contacto con pacientes a los que ahora se les había detectado la COVID-19. No había alternativa al cierre.

“En esos momentos, nuestra esperanza era contener la propagación de la enfermedad y armarnos para proteger las grandes ciudades, en primer lugar Milán. Ahora, la ambición es reabrir después de una reestructuración compleja para responder mejor a los próximos desafíos”, explica a los medios el médico Stefano Paglia, de 50 años.

Ahora, de foco de la infección, el departamento de urgencias de Codogno se ha convertido en un lugar seguro con medición de la temperatura a los pacientes que entran y un sistema de tecnología avanzada para verificar si la mascarilla en la cara está bien puesta.

Ya no hay ninguna sala de espera y el personal vigila el mantenimiento de la distancia. Los primeros auxilios médicos y la entrada de los sanitarios están separados. Al igual que la entrada de posibles pacientes de COVID-19 y el resto, explican.

Ayúdanos a romper la censura,
necesitamos tu apoyo para seguir informando

DONA AQUÍ